Una recorrida por la Argentina libanizada

MEMORIAS DEL OLVIDO

Una recorrida por la Argentina libanizada

Resultó que un mal día, unos policías bolivianos decidieron izar la bandera de la República de Bolivia en territorio Argentino;

Pasó eso en los bajos de una aguada, en la Puna Salteña, en un paraje del norte Argentino llamado “Abra de Santa Cruz”; Las autoridades nacionales de la Cacillería

se limitaron a expresar, el último enero, que: “… el límite internacional entre nuestro país y Bolivia, que está determinado por el Tratado Definitivo de Límites del año 1925, no se ha modificado ni existe ningún proyecto de hacerlo, como informaron erróneamente algunos medios”  Sin embargo, en días posteriores, varios medios se acercaron a aquellos parajes olvidados de la puna, y lograron fotografiar una escuelita donde flameaba la bandera tricolor del país altiplánico, en vez de la creada por el, siempre General, Manuel Belgrano;

 

Pero, sin querer, aquellos periodistas y noteros, fotografiaron algo más que un conflicto de límites; También fotografiaron el abandono, la desprotección, la falta de desarrollo –tanto social, económico, como humano- y asímismo, impregnaron los lentes de sus cámaras con la absoluta carencia de límites (reales, no “relatados” en un mapa tamaño 3 de carpeta de secundario) también la falta de soberanía en las fronteras, la falta de control sobre el tráfico de personas, el abandono total de inmensas porciones de territorio, la falta de ruralidad, la falta absoluta de voluntad y de esperanza de los pocos que, aún, dan su vida por un territorio que insistimos en llamar República Argentina;

 

 

 

SEMBLANZA DEL ABANDONO

 

Recalamos esta vez en Catamarca, una provincia del autotitulado de manera rimbombante y pretenciosa como Norte Argentino, el “NOA” (Nor Oeste Argentino)

 

Lo primero que nos golpea es la inequidad, nada novedosa, pero si mucho más profunda; Existe algo aún peor que la injusticia: El olvido, el abandono, la desidia.

 

En dos días de aclimatación, en la ciudad de San Fernando del Valle de Catamarca (capital de una Provincia de Catamarca, de unos 160 mil habitantes, mas o menos la misma que el núcleo Zárate-Campana, en la PBA) fuimos comentando con todas las personas con las que socialmente conocíamos en ese breve lapso, sobre el tema de la frontera, y en especial, con el inmenso norte, nuestro destino primero y principal, la Puna Catamarqueña, parte del antiguo territorio de “Andes”, mas o menos, unas 20 personas entrevistamos, ninguno conocía aquellas  zonas, aún las personas relacionadas con el escasícimo turismo existente;

 

Este primer dato nos sorprendió, atento que siendo una de las provincias menos pobladas de la Argentina, (solo 3 habitantes por quilómetro cuadrado) estimábamos que como en otros lados, los localismos primarían sobre los territorios aledaños, pero erramos;

 

 

VIAJE A ANTOFAGASTA DE LA SIERRA

 

La idea de dirigirnos lo mas al norte posible, a fin de conocer y ver con los propios ojos la realidad fronteriza, humana, económica, nos desencajó con la idea general que teníamos, en cuanto a que, más allá de la mayor riqueza o pobreza, vivimos en un país accesible;

 

Bienvenidos al olvido: Para llegar a esos parajes, solo es posible mediante vehículos de tracción en las 4 ruedas (no siempre) cuando los arroyos están altos, y un solo omnibus, dos veces por semana, hacen el recorrido. Los autos particulares, se arriesgan al “safari”

 

Nos acercamos en omnibus, desde la pequeña villa serrana de Belén, en un viaje de terror de 9 horas, para hacer solo 300 quilómetros, dado que alquilar una camioneta desde “la civilización” por varios días exedía nuestro presupuesto; El peregrinaje pasa, desde la “base” misma de los Andes (el pintorezco pueblo de Belén -1200 mts s/n/m) a los 3700 de Antofagasta (y muchos más de 4000 luego, ergo, la puna)

 

El Departamento de Antofagasta de la Sierra, todo el “Departamento” cuenta con unos 1200 habitantes aproximadamente: En la parte urbana, cuanta con unos 800, sumado a los 150 del poblado “El Peñón” (al sur) y unos 30 del poblado Antofalla (cuasi comunidad aborigen, al norte) y otros 20 en la Reserva Provincial Laguna Blanca;

Según nos dicen los lugareños, existen unas 15 vacas, y, salvo alguna producción de carne de animales de la región (llama, cabras, etc.) todo debe ser “traído” de otro lado, o producido de manera artesanal;

Comenzamos a tomar nota que en el lugar, todo es posible. O nada, a la vez, dado lo terrible del clima, sumado a la rigurosidad del efecto de la altura y la inexistencia de la presencia del Estado, en cualquiera de sus formas;

 

En el “centro” del pueblo, que tiene 5 cuadras de ancho por 6 de largo, se destaca Gendarmería Nacional, que cuenta con un pequeño edificio de unos 80 mts cuadrados, adornados por una manzana entera alambrada que lo rodea; Nos dicen que no tienen vehículo propio, por lo cual carecen de toda capacidad “operativa” para controlar los casi 30.000 km2 (casí el mismo tamaño que Belgica) solo “radio” y que la última vez que lograron movilizarse, fue durante la Guerra (no declarada) de Malvinas, en 1982, donde con apoyo de Ejército movilizaron en camión hasta Antofalla, a la expectativa de algún intento chileno, dado que desde allí hacia el oeste se accede por pasos a dicho país;

 

Hoy, por fin, hay servicio de luz eléctrica las 24 hs y televisión;

 

No hay celulares, salvo de la empresa CLARO y dentro de las cuadras del centro, que es lo mismo que no haya; cenamos y veo a dos los niños mirando la TV argentina: Me da verguenza, parecen querer tener noticias de “Allá, La Argentina” como el triste personaje de “Verónico Cruz” el niño protagonista del film “La Deuda Interna” actuada por Juan José Camero y dirijida por Miguel Pereira;

 

Preguntamos sobre contrabando y droga, pero nos dicen que por los pasos “normales” ya se ingresa siempre que se esquive a los “carabineros”: De hecho, en el Paso San Francisco solo existe puesto fronterizo, pero el ingreso a Chile se hace unos 150 km2 en el interior (donde sí hay aduana)

 

Decidimos recorrer toda la región en 4×4; Nos dirigimos al norte-oeste, hacia Antofalla y luego al oeste casi Chile, por caminos de ripio y sendas más o menos transitables;

En Antofalla nos comentan de la soledad de la zona: La escuela local solo tiene 9 alumnos, 4 de una misma familia, 250 quilometros mas al oeste, conocemos a Simón, un hombre que ronda los 50 años, vive solo en una “vega” (cañadón verde-húmedo) denominada “Paraje Botijuelas” donde cría, entro otros animalitos, 6 vacas, y se ufana de ser el “mayor hacendado de Antofagasta y alrededores” 

 

Unos 150 km adelante de Antofalla visitamos el Paraje Quinoas, donde viven unos 15 personas (aproximadamente) todas mayores de edad, por lo cual la escuelita provincial nro. 178, “Asunción de Alancay” se encuentra cerrada (lo mismo que la Escuela de “Aguadita” al este, donde está la mina de litio a cielo abierto, ya no vive nadie allí)

 

En Quinoas visitamos a una pareja de ancianos, Antonio y Catalina, ambos pasados largamente los 70 años, quienes se dedican a cultivar la quinta en un cañadón o “vega” húmeda, y confiesan que antes llevaban mercadería de chile a Antofalla, como muchos otros también lo hacen; La economía de autosustentación funciona en la puna; ninguno cobra planes sociales, cosa que también les preguntamos a todas aquellas personas;

 

Todos invariablemente denotan tanto el abandono, como la soledad y la esperanza.

 

 

 

 

FMC “MINERAS DEL ALTIPLANO SA” (¿Ford Motor Company?)

 

La sociedad FMC explota, quizá, una de las riquezas con más proyección en el futuro: El Litio;

Lo hace en los confines de la Argentina, un paraje denominado “Salar del Hombre Muerto”, al noreste de Catamarca, región del Departamento de Antofagasta de la Sierra; Extrae en grandes piletas (que no pudimos ver bien, solo de lejos) cloruro de sodio, portadora de litio, potasio, sulfato, borato-bórax, y otros componentes menores como el rubidio, el cesio, y el bromo;

 

El litio es uno de los elementos naturales que está causando furor en el mundo del consumo; El lector quizá se este comunicando con un teléfono celular con una batería de litio, a la vez que en Europa los automóviles comienzan a moverse de manera “híbrida” entre energía eléctrica de baterías de litio y gasolina; FMC produce varios miles de toneladas anuales de carbonato y cloruro de litio, en un negocio calculado para ser rentable en 40 años (hasta el 2037 aproximadamente)

 

FMC opera en expectativa de masividad, desde hace 10 años en dicho Salar; Algunos dicen que el ecosistema de los Salares quedará devastado cuando el litio sea rentable: Por ello el presidente Evo Morales se apuró hace 2 años en “ofrecer” el Salar de Uyuni (el mas grande del mundo) a empresas que “precompraron” los derechos de explotación; Advertimos que los salares de Catamarca son mayores que Uyuni, pero no estan todos juntos, como aquel, sin embargo el Salar de Antofalla y el ya explotado de el Hombre muerto son de mas de 150 km de largo, con el correspondiente potencial;

 

Mientras tanto, el estado nacional, no hace nada al respecto;

 

Pedimos acercarnos a ver, pero nos dice Pedro, nuestro guía, que “para eso hay que ir a hablar a FMC, y no les gustan las intromisiones

Nos invita a entrar a FMC a ver la demostración corporativa de la mina; Preferimos seguir adelante, dado que no nos interesa escuchar la “versión oficial” de una explotación que hoy carece de todo control oficial, cuya producción se desplaza en camiones que circulan por un camino que la misma FMC desde el Salar del Hombre Muerto hasta Guemes (Salta) donde FMC trata lo recolectado; Dicho camino no está en los mapas que hemos consultado (a pesar que se denomina al maino “ruta provincial 17”), con lo cual estimamos que es un camino “privado” sobre terreno fiscal: Otra herida a la “pseudo soberanía” que tenemos que soportar;

 

Esperemos que, como en Andalgalá y otros lugares, no debamos lamentarnos de contaminación, nos referimos a la zona del Volcán Galán, un lugar con aguas que bajan de este, a travéz del salar, dado que hemos divisado mucha basura, plasticos y goma diseminada a lo largo de los 500 km2 en donde opera GMC; Toda la producción de litio actualmente se exporta;

 

Es muy probable que, como hasta ahora, el modelo extractivista-devastador no proporcione recurso alguno a la zona y a su gente.

Quizá a la Provincia de Catamarca sí el reditúe algún peso, esa Capital y esa clase política que siempre le ha dado la espalda; Y por supuesto, a cargo de la devastación física, paisajística y ambiental producida, ello sin miramientos ni contemplación alguna, nos referimos al Estado cada vez más ausente, y si es en temas estratégicos, vendiendo su ausencia, pensamos, a un valor un poco más alto…

 

Corolario:

 

Pudimos comprobar en una semana de investigación que las fronteras Argentinas no existen;

 

Que las empresas que extraen minerales a cielo abierto, operan con total desidia;

 

Que los potenciales turísticos de los mejores recursos paisajísticos argentinos no son explotados, apenas sostenidos por 4 o 5 operadores (si hací se pueden llamar) turísticos, y son rifados a futuro por una camarilla política que no le interesa la región fronteriza;

 

Que existen argentinos que siguen dando su vida en los confines de la patria, y que nos trasmitieron sus temores y amarguras por el abandono a los que son sometidos dia a dia, tanto por sus propias autoriades locales, como por la nación, que ha postergado siempre a esta Provincia, al mismo tiempo que siempre inviertió en obras públicas, hoteles, desarrollo social, etc. en la misma region (Salta y Jujuy, por ejemplo)

 

Que el 30% de una provincia fronteriza Argentina no puede sostener un nivel de habitabilidad mínimo, y que en poco tiempo buena parte de dicho terriorio estará abandonado…. Esto pegado a Chile, un país que siempre reivindica territorios aledaños;

 

Que no existen controles fronterizos, ni aduaneros, y que los lugareños entran y salen por pasos comunes, sin ningún  control, como lo mismo de harán los que no son del lugar;

 

Que Gendarmería Nacional, popr lo menos en este lugar, es una mentira;

 

Que los guardaparques provinciales no cumplen con su función, hemos visto como conductores de vehículos 4×4 transitan por lugares no autorizados, han marcando lugares con la circulación destruyendo la belleza turística de los mismos, y que costará años recuperar (solo llueve 200 mm al año) esto en las lomadas del “Campo de Piedra Pómez” en la zona de volcanes de “El Peñon”, lugar único en el mundo por su belleza, declarado “Parque Provincial”;

 

En definitiva, un abandono reiterado de la soberanía, de los recursos naturales, y de las personas que aún habitan orgullosas parte de ese suelo Argentino, que parece no queremos mirar;

 

Espero no leer en alguna “red social” en un tiempo mayor o menor que los lugares contados han sido ocupados por chilenos;

 

Porque en ese caso, también sería nuestra culpa.

 

José Terenzio

 

 

 

POST DATA:

Cuando emprendimos el regreso desde Catamarca hacia Buenos Aires, el viernes  4 de abril, nos enteramos en el Aeropuerto Felipe Varela, de la Ciudad de Catamarca, que por disposición de la empresa Aerolíneas Argentinas, el vuelo (único) del día a Buenos Aires se había cancelado “por razones climáticas” Dichas razones “climáticas” no eran evidentes, ni se reprogramó dicho vuelo, simplemente, era poco el pasaje a trasportar;

Los sábados, directamente, no hay servicio;

No solo eso, nos dejaron “a la buena de Dios”, dándonos como única opción viajar desde La Rioja, sin hacerse cargo del traslado (por disposición de “La Dirección de la Empresa”); Entendemos que esto es falso, por lo cual procederemos a realizar la denuncia penal por abandono de persona y estafa;

 

En simultáneo iniciaremos una demanda por daños y perjuicios a la pésima empresa aérea mal manejada, evidentemente, que se limitó a “dar de baja” el servicio y sacar solo el vuelo a La Rioja, sin hacerse cargo de 40 pasajeros;

“Alta en el Cielo” estará Aerolíneas, pero los pasajeros nos quedamos en el suelo;

El remis para trasladarse de aeropuerto, que pagamos todos los pasajeros, costó alrededor de $1.000.- son 157 km entre ambos aeropuertos;

 

Otro dato, uno más, del abandono del Estado Argentino hacia su pueblo;

 

Así estamos