CARTA A LOS PERONISTAS

LINAJE PERONISTA, DESCOLONIZACIÓN DEL “SABER” Y PROPIA IDENTIDAD, INVIABILIDAD DE ESTE CONSUMO CRECIENTE Y CONSTANTE, ENCIERROS DEL COLAPSADO PARADIGMA “MARXISTA-LENINISTA”, ¿LA LIBERACIÓN ES EL POROTO DE SOJA?

ESTOS Y OTROS TÓPICOS, A PROPÓSITO DE LA CONMEMORACIÓN DEL 26/7.

DESAFÍOS DEL SIGLO XXI

Otro 26 de Julio, muchos años, muchas luchas

¿Cuál es el significado del Peronismo 58 años después del paso a la INMORTALIDAD de la Compañera Evita?

¿Una lucha entre bandas facciosas por ocupar el “PJ” para alzarse con los cargos, el poder y el dinero?

¿El PJ es hoy un partido de la clase obrera, o, la garantía necesaria del establishment (hoy llamada “gobernabilidad”) para seguir expoliando a la Argentina y sus habitantes?

Abajo, documento sustancial, imprescindible escrito por el Compañero Jorge Rulli, al cual adherimos:

NECESITAMOS REVALIDAR NUESTROS LINAJES Y NUESTRA HISTORIA, TANTO EN EL CAMPO DE LAS CIENCIAS SOCIALES, CUANTO EN EL UNIVERSO DE LOS NUEVOS PARADIGMAS IDEOLÓGICOS, QUE NOS PROPONEN: LA DESCOLONIZACIÓN Y ALTERNATIVAS AL MODELO

Somos muchos los que sufrimos a diario la certeza que, en el devenir argentino, aquellos tiempos siniestros y revanchistas de 1955 y bajo diversos ropajes, se renuevan periódicamente en sus rencores y en sus insensateces; que esos alientos provenientes del odio continúan exhalándose en diversos ámbitos y que, más allá de los años transcurridos, aún a nombre del mismo peronismo, persiste la tarea de demonizarlo, de desnaturalizarlo, de continuar socavando los fundamentos de sus creaciones originales y aún no superadas… Sin embargo, también somos conscientes que, como en una iglesia infestada de casos de pedofilia y de descreimiento, de curas que abandonan las filas para casarse y de obispos que se casan con el poder, el verdadero milagro, tal vez el más importante, es que esa barca de Pedro sobreviva.  En este caso, un cadáver insepulto nos convoca y pareciera condenarnos a danzar en su memoria; no podemos dejar de sentirnos atrapados por su magia, los unos y los otros, para bien y para mal, como en un inmenso entrampamiento que deberemos resolver o continuar despeñándonos como país, tal como lo venimos haciendo desde hace tanto tiempo. Es que somos esa memoria viva, aquel peronismo que vivimos en nuestra infancia, está en nuestros pulsos y en nuestros ancestros, nos obliga, nos remite una y otra vez al pasado, nos obliga a pensar lo que viene, nos desvela en medio de la fiesta progresista que tanto se parece a esos tristes días de septiembre, cuando la pequeña burguesía sentía que el mundo había vuelto a sus manos… y festejaba estar en el poder… Durante los muchos años en que se impuso el paradigma marxista leninista, nos adaptamos a tiempos revolucionarios y de lucha armada, épocas borrascosas y febriles en que, por imperativos morales tuvimos lealtades con los que luchaban. Tiempos en que nos esforzamos por preservar jirones de memoria en medio de batallas en las que, a pesar de que se nos iba la vida, presentíamos que no eran absolutamente nuestras… Esos tiempos y esas experiencias transcurrieron, las osamentas sagradas quedaron dispersas en el inmenso campo de batalla junto con los sueños de una sociedad socialista, y hoy los rostros de los compañeros, los recuerdos de la cárcel y de la tortura son apenas una pesadilla que vuelve repetida en las noches en que no hacemos el amor. En el continente, los fuegos que parecían inextinguibles amenguaron y desaparecieron, cuando no devinieron en procesos mansos y enredados en nuevas y estériles discusiones en que se enfrentan viejos y nuevos fundamentalismos… En la Argentina mientras tanto, aunque la memoria sigue doliendo, aún en medio de reparaciones pecuniarias y alborozos de nietos y sobrinos, podemos comprobar que la historia continúa, tanto como continúa la esquizofrenia de cierta militancia y la generalizada incapacidad de sacar experiencias de los viejos extravíos que, ahora se reproducen en nuevas camadas de jóvenes prematuramente envejecidos. Son esos jóvenes alimentados con planes o estipendios gubernamentales, y motivados por los que ayer nomás, condujeron los procesos al fracaso y la derrota. Mientras tanto, los grandes desafíos en que pensaron nuestros mayores están todavía allí, esperándonos… irresueltos… J.J. Heranandez Arregui, José Luis Torres, Raúl Scalabrini Ortiz, Arturo Jauretche, José María “Pepe” Rosa, Fermín Chávez, Rodolfo Kusch, Leopoldo Marechal…refieren a una época de gigantes que nos antecedieron y que nos interpelan…También descubrimos que, en este presente incierto, existen memorias encontradas que conviene destejer para recuperar los antiguos sentidos extraviados, que los paradigmas que ayer fueron revolucionarios conducen hoy paradójicamente, a encerronas que, como la modernidad o el crecimiento, se hacen evidentes al menos para algunos de nosotros, no para otros que parecieran satisfechos con administrar el poder o con poder medrar con ventajas en supuestas confrontaciones entre izquierdas y derechas. Son confrontaciones que, por otra parte, ni siquiera interrogan los grandes modelos de vida que heredamos del pensamiento europeo.  No es ésta una época de cambios, sino un cambio de épocas, podríamos ir en el sentido de la evolución, siempre que supiéramos aprovechar los signos que se multiplican a nuestro alrededor y que nos resistimos a interpretar. El problema de muchos es que se encuentran agobiados por sus propias memorias y por el peso de una formación intelectual que jamás se propuso cuestionar la historia de Europa  y de la sociedad occidental impuesta como la Historia misma de la humanidad y por lo tanto también, de nuestros pueblos; una historia de valores universales y por lo tanto extrapolable como matriz al resto del mundo. No fue el caso del Peronismo, al menos no del Peronismo en su conjunto, y es por ello que los nuevos debates que se producen en el campo de las lógicas de la modernidad, y en el terreno de la descolonización del saber, y de las perspectivas latinoamericanas de recuperar una propia identidad, nos sorprenden con mucho para decir y con mucho para aportar, pero también, con un linaje de pensamiento y de doctrina que puede ser revalidado[1]. Al decir de Alberto Buela, el peronismo habría sido premoderno, por ello mismo añado, tendría en sus genes la posibilidad de ir más allá de la modernidad, para buscar universos plurales o acaso pluriversos mundos, donde quepan muchos mundos, tal como dicen los zapatistas… La izquierda confundió al neoliberalismo con políticas económicas, cuando el neoliberalismo era, en realidad, y tal como afirma Edgardo Lander, el discurso hegemónico de un modelo civilizatorio,  y de hecho, añade este pensador, cuando la economía misma como disciplina científica asume, en lo fundamental, la cosmovisión liberal.  Recapacitemos entonces, en el actual Capitalismo globalizado, confrontado cada día más con la escasez de recursos y con los desastres climáticos debidos a su insaciable dialéctica del crecimiento. Veamos cómo en los países hermanos de América Latina, y bajo diferentes gobiernos progresistas, se han logrado diversidad de nuevos equilibrios políticos más o menos estables y amigables con los mercados globales, mientras la Argentina continúa en la mayor incertidumbre de horizontes, siendo un país no plenamente confiable y siempre al borde de periódicas catástrofes. Tengamos presente que el Peronismo se conforma en su época, como un movimiento y como propuesta, antes de finalizada la segunda guerra mundial. Es decir, que es anterior al remate político militar de esa guerra, o sea, al modo en que las potencias vencedoras se redistribuyeron el mundo en áreas de influencia, así como a los relatos y discursos que los vencedores generaron a partir de ese momento. El viaje de Evita en el año 47, además de un esfuerzo generoso de la Argentina por la Europa de la posguerra, fue sin lugar a dudas un acto político de una osadía que desconcierta, igualmente el muy serio intento de sacar a Heidegger del Berlín ocupado y traerlo al Congreso de Filosofía del año 1949, cosa que estuvo a punto de lograrse. No obstante esos orígenes anteriores a los finales políticos de la guerra, y a recoger buena parte de la herencia del nacionalismo vernáculo, y a diferencia de otras expresiones revolucionarias similares en América Latina, tales como las habidas en Bolivia, Chile y el Brasil en que la influencia del fascismo fue evidente cuando no declarada, el Peronismo tempranamente puso distancias con los fascismos criollos y buscó inspiraciones de cambio social en la hondura de lo popular, y al decirlo, no podemos dejar de señalar el rol de Eva Perón, su intransigencia, su compromiso con los más humildes, y las redes de ayuda social que estableciera. Pesaron, asimismo, en esas decisiones probablemente, la extracción anarco sindicalista de muchos dirigentes del movimiento obrero, cuya relevancia ha sido, lamentablemente, ignorada por las historias oficiales que siempre prefirieron destacar a los minúsculos grupos de anarquistas expropiadores. También, tuvieron importancia para aquellas opciones, los debates en el seno del Ejercito sobre las determinaciones a tomar en el campo de los políticas industriales, en que Perón a diferencia de Getulio Vargas y de la opinión de muchos de los hombres que lo habían acompañado el 4 de junio, que ponían el acento en los desarrollos de la industria pesada, tomó partido por la industria liviana, afín de satisfacer la demanda popular de ocupación laboral, a la vez que generar  un mercado interno, que pudiera abastecer las necesidades de la población. Para el Peronismo, el trabajo no será un deber sino un derecho, y el objetivo no será nunca el de ser una gran potencia, sino el de asegurar la felicidad del Pueblo. Hemos difundido, a propósito de lo que consideramos ejes fundamentales del pensamiento peronista, el mensaje ambiental dado por Perón desde Madrid en 1972 a los Pueblos del Mundo, un documento anticipatorio de los nuevos Ecologismos y de las amenazas de las Corporaciones en el mundo globalizado. [2] Ese mensaje ha sido lamentablemente ignorado por demasiados sectores interesados en reescribir la historia del Peronismo, para servicio de una modernidad tardía, una modernidad atada para peor a nuevos colonialismos, con las Corporaciones transnacionales, y excluyendo esos componentes premodernos que contenía el Peronismo y que hombres como Rodolfo G. Kusch supieron desentrañar en sus obras sobre la América profunda y el pensamiento popular. Actualmente, un rosario de Gobiernos progresistas en el Continente, muchos de cuyos dirigentes provienen de las luchas de los años sesenta y setenta, nos obligan a reflexionar seriamente sobre los encierros a que ha conducido el paradigma del marxismo leninismo. Necesitamos tener voz en los nuevos debates ideológicos. Necesitamos recuperar nuestras memorias y rescatar para las nuevas luchas, las experiencias y las propuestas que caracterizaron a los nacionalismos populares y revolucionarios de los años cuarenta y cincuenta. No podemos dejar de responder en esta hora, a esta necesidad enorme de Liberación Nacional de nuestros Pueblos, ni podemos continuar permitiendo que en nombre de nuestra tierra se les proponga más crecimiento y más dependencia a los mercados globales. La justicia social ha devenido vulgar asistencialismo, la Soberanía Nacional vive atada a la Organización Mundial de Comercio, el Bicentenario nos encuentra sometidos a una ecuación vergonzosa en que exportamos harinas y porotos de soja a cambio de todo el bazar chino, mientras la satisfacción de las minorías olvida que existe una inmensa mayoría que carece de un Proyecto de país… Nos estamos reuniendo en pequeños grupos para conversar estos temas, necesitamos hacernos cargo de una herencia cultural que está vacante… Necesitamos sobre todo, volver a ser protagonistas. Tenemos una nueva patriada por delante, los esperamos.

Jorge Eduardo Rulli

http://horizontesur.com.ar/radio/

http://horizontesur.com.ar/radio/index.php/editoriales.html


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: