EN PRIMERA PERSONA ¿ES POSIBLE VOLVER A MALVINAS? ¿EL ARGENTINO DEJARÁ DE SER UN CIPAYO ALGUNA VEZ?

Impactante relato en primera persona del amigo Eduardo Linares, en el “in crescendo” nace un documento no solo impresionante, sino de lectura necesaria;

A no dejar de leerlo (hasta el final, se van a sorprender)

click abajo para leerlo

x por Eduardo Linares en demodirecta -1-

“…Y sino andemos en pelotas como nuestros hermanos los indios.
Seamos libres, lo demás no importa nada…”

José Francisco de San Martín, Orden General

“No mentir, no robar, no matar”
Precepto Aymará

  1. El 25 de mayo de 1899, nacía en el puerto de Rosario, en un buque de bandera británica, mi abuelo materno, Herbert Dahl. El menor de 11 hermanos. Su familia venía de la lejana Noruega a radicarse en Argentina, tierra de promisión. Ahí comienzan mis antepasados más remotos en Argentina. Manuel Linares, el padre de mi padre, era un andaluz que recala en Mendoza a principios de siglo XX. Al poco tiempo llega mi abuela materna, Sofía Benegas. Venían huyendo de la guerra de colonización de España en el norte de África. Todavía anda por ahí una vieja carabina recortada, que trajeron en un arcón, de los “Carabineros Reales”, año de 1786. Ese era el último Linares, de Yejen, un pueblito blanco y pequeño, de pastores de cabras andaluzas, que había servido en la mili.
  2. La elipsis salta hasta mí, en 1981, que hago la colimba de última, con 5 años de prórroga universitaria vencida. Sino tendría que haber estado sirviendo a la Patria en 1975, con conflictos en Tucumán. Así y todo, pido prórroga y después me ofrezco como voluntario al General Acdel Vilas para ir a enfrentar al invasor guevarista en el monte tucumano. Vilas me agradece gentilmente mi rara vocación y me quedo en Buenos Aires, viendo cómo la guerrilla comienza a ser diezmada en una guerra delirante que había iniciado sin ton ni son, sin objetivos, sin entrenamiento, sin armas. Las mismas objeciones que le achacan luego ellos a los milicos por Malvinas. Eso sí, con una aptitud más que notable para falsear la Historia. Ambas historias.
  3. Las cosas de la vida, en 1982, recién casado, llego a Mendoza para seguir rumbo a Chile de luna de miel, con la sorpresa de que era 2 de abril y habíamos recuperado las Islas; el chiste fácil que le hice a mi joven esposa mientras mirabamos por la ventanilla del coche cama la estación de Mendoza a cientos de cuyanos con banderitas argentinas, era que se habían enterado que llegábamos. La escena de “Lo que el viento se llevó” vino después; estaba en una casa quinta que me había prestado un primo, al cerrarse la frontera y frustrarse mi viaje, cuando llega una hermana de mi esposa, residente en Mendoza, con el diario en la mano, con titulo catástrofe, que se convocaba a todos los reservistas. No lo dudé demasiado, después de estar un año en Citefa bajo las órdenes de un Coronel que se robaba hasta los huesos de puchero para su perro, sabía que esa guerra no era para mí. El 3 de mayo de 1982, los dos mejores oficiales y suboficiales de Citefa pierden la vida en combate, el Mayor Novoa y el Suboficial Mayor Benzo, al ser hundido por los Sea Harrier el pesquero camuflado en el que viajaban aportando misiles experimentales para la batalla. Ese hubiera sido mi destino. Una oportuna llamada desde los recaudos de mi luna de miel fue suficiente para desbaratarlo.
  4. Mis abuelos se habían comprometido con la política de la joven Argentina por aquéllos años. Manuel Linares milita en Mendoza en al radicalismo lencinista, junto a Carlos Washigton Lencinas, que llega a ser padrino de mi padre. En esas aventuras y en el gusto que ambos experimentaban con el póker, las polleras y los casinos, Manuel Linares pierde más de una fortuna. El lencinismo es una expresión del radicalismo popular que lleva como emblema una alpargata y vota leyes sociales que anticipan al peronismo. Son antipersonalistas, pero no oligárquicos, como lo es el radicalismo alvearista. De hecho, son intervenidos por Alvear. En noviembre de 1929, Carlos Washington es asesinado. Un año más tarde Irigoyen es derrocado y comienza la década infame. Herbert Dahl equivoca feo el rumbo, milita en el anarquismo violento durante la guerra española, en la provincia de Buenos Aires, robando estaciones de ferrocarril para mandar fondos a sus camaradas en el frente republicano. Asesina a un hombre y es confinado a Sierra Chica durante más de un cuarto de siglo. Jamás se consideró un preso político. Gringo tan loco como digno.
  5. Mi padre viaja a Buenos Aires en la década del 40 para estudiar Medicina, milita en el nacionalismo popular propiciado por Forja. Se muda a La Plata y el 17 de octubre del 45, ya como jefe de la Alianza en esa ciudad, -fue aliancista como Masetti y García Luppo-, antes de que el progresismo (el PC) reescribiera la historia y colocara a la Alianza como una agrupación fascista; el único muerto del 17 de octubre fue Darwin Passaponti, joven aliancista asesinado por balas disparadas por militantes comunistas desde el diario Crítica. Mi padre, como tantos, durante la guerra apoyaba al Eje por la simple razón de que para nosotros el enemigo era Inglaterra, de eso no cabían dudas. El 17 de octubre, en La Plata, compra ingenuamente boletos de ferrocarril para las oleadas de obreros que iban para Buenos Aires, obreros que entraban a los vagones por las ventanillas. Ahí mi padre descubrió, como tantos otros, al Pueblo, el subsuelo de la Patria sublevada. Participa luego de la creación del Partido Laborista, una joya de ingeniería política que sumaba más de 50 años de militancias de radicales, nacionalistas, anarquistas. Expresión política tan revolucionaria como democrática, con una conducción colegiada obrerista. Perón no era conducción, era su afiliado número 1.
  6. Durante los 10 años del peronismo no ocupó ningún cargo público, como la mayoría de los ex forjistas. Rechaza en su momento una bonita casa en un barrio de Capital al saber que ya se gastaban del erario público fondos que duplicaban los presupuestos reales de esos barrios. Luego de que Perón disolviera por decreto el Partido Laborista, convirtiendo al peronismo en un movimiento vertical, con la pretensión de un partido único, el PJ, el movimiento se puebla de traidores, mediocres, alcahuetes, frustrando una oportunidad irrecuperable de una revolución histórica. Ya para ese entonces mi padre había dejado sus estudios de medicina y filosofía y letras, se había dado cuenta de que quería ser escritor, se ganaba la vida como periodista y publicista. Antes había participado en el Congreso de Filosofía, corrigiendo las actas del mismo; critica entre dientes a la Comunidad Organizada, un mamotreto escrito a tres manos por Carlos de Astrada, Coriolano Alberini y Nimio de Anquín, corpus político pergeñado por encargo, tan pretencioso como inauténtico.
  7. Con la muerte de Evita todo se precipita. Cuando Perón le entrega el petróleo a la California, -Spruille Braden era abogado de la Standard Oil, de la cual la California era subsidiaria, el mismo Braden que había enfrentado en el 45-, mi padre, como tantos otros que lo habían apoyado, sueña con asesinarlo. Yo vengo a nacer el 16 de noviembre de 1955, el mismo día en que la milicada gorila secuestra el cadáver de Evita de la CGT. A partir de entonces el peronismo se convierte en un tubo de ensayo en donde se experimentan las más delirantes fórmulas para recuperar el poder. En La Habana, un grupo de barbudos toman el poder con la pretensión de instaurar el socialismo a partir de la pobreza extrema. Fracasan. Viven colgados de la teta de la URSS mientras le dura, exportan como souvenir la lucha armada, único invento sobre el cual pueden sostener con suerte algún tipo de copyight.
  8. Gracias a tan genialidad, la guerra revolucionaria, lo único que reportan en menos de diez años, es la muerte de miles de jóvenes suramericanos, en su gran mayoría de hogares acomodados, universitarios, y la instauración de sangrientas dictaduras militares que encontraban en esos locos movimientos armados juveniles la excusa perfecta para imponerse cruelmente. Ellos permanecen en el poder sin autocrítica ni apertura probable hasta la fecha. El anciano líder cubano, desde su lecho de enfermo, continúa adoctrinando sobre la barbarie del capitalismo, como si estuviera descubriendo la pólvora. Jóvenes nacionalistas católicos argentinos que habían viajado a la isla caribeña luego de la apertura provocada por John W. Cooke, seducidos por cuadros políticos del Partido Comunista de la Argentina, fundan una organización armada inspirada en el martirologio de Camilo Torres y Ernesto Guevara de la Serna. Mueren todos menos unos.
  9. Ya para ese entonces mi padre era un hombre moralmente derrotado. Echado de sus trabajos por motivos políticos tres veces, -1955, Sucesos Argentinos (había sido cofundador de los noticieros de cine), 1958, Radio Mitre, 1971, YPF-, pobre, enfermo, sin sueños, sin el mínimo reconocimiento. Había dedicado su vida a mantener su familia como pudo, a militar en política, y a la investigación histórica, acorde con lo que fuera el movimiento revisionista que se dedicara a desmenuzar la visión ramplona y tendenciosa del mitrismo. Mi padre era uno de los que más sabía del caudillo catamarqueño Felipe Varela. Investiga minuciosamente su vida y su pelea. Con detalle la batalla de Pozo de Vargas. Escribe un guión cinematográfico, “Zamba de Vargas”, que nunca puedo ser llevado al cine.
  10. Mi crianza fue entre retratos y leyendas de los jefes de las montoneras federales. Mi padre reivindica entonces la figura del General Julio A. Roca, poniéndola al nivel de aquéllos caudillos. El milico tucumano que había consolidado la Nación Argentina, marcando sus fronteras, con un ejército de 6.000 “cabecitas negras”. Así lo había escrito mi padre. Un ejército argentino de cabecitas negras.
  11. En el 2002 me alienta sin saberlo con el proyecto de la Democracia Participativa, al reconocer más de 20 años de errores políticos, había militado y soñado con un golpe nacionalista –peronismo sin Perón- como el del 43, infructuosamente, sentenciando sin complejos que la política se hace “ en la calle, cara a cara, con la gente”.
  12. La indiada malonera de entonces, rejunte mapuche y ranquel que nada tenia que ver con los brillos de las culturas precolombinas incaicas, no habían superado la etapa de la recolección, no tenía arquitectura, -mataban, mentían, robaban-, (Una estimación señala que entre 1820 y 1870 los indios robaron 11 millones de cabezas de ganado, 2 millones de caballos y 2 millones de ovejas; asesinaron o capturaron a 50.000 personas, y robaron bienes por valor de 20 millones de pesos); no eran los quechuas que habían combatido junto a los gauchos de Güemes, ni los huarpes que se habían sumado al Ejército de los Andes, sí habían exterminado a los tehuelches a fines del siglo XVII; lumpenaje barrabrava de ahora, vivían metiendo pánico a los pueblos de la frontera. Como se vendían por dos mangos y tres litros de ginebra, eran pasto fácil de la seducción chileno-británica, que quería meterle el diente al Desierto Argentino, la Patagonia. Ya habían fracasado los proyectos pacificadores e integradores de San Martín, Rosas y Alsina.
  13. El cacique araucano (mapuche) Yanquetruz, el 3 de diciembre de 1820, junto con 2.000 indígenas, a las órdenes del caudillo chileno José Miguel Carrera, a quien los indígenas consideraban como pichi rey, atacó el pueblo de Salto destruyéndolo completamente, cautivando a las mujeres y asesinando a los hombres. Los pueblos de Rojas, Lobos y Chascomús también fueron asaltados. Por este motivo y razones similares, Bernardo de Monteagudo presiona para que San Martín fusile a los Carrera. El frágil equilibrio que habían logrado las tropas de la Confederación y su política de pactos con el cacique Piedra Azul, Calfucurá, cae en 1873 cuando el líder mapuche muere. Su sucesor, Manuel Namuncurá, -el padre de Ceferino, tal vez el único Santo argentino-, arrasa a sangre y fuego con 5.000 lanzas Azul, Olavarría y otros departamentos vecinos, se llevaron 300.000 cabezas de ganado, 500 cautivos y dejaron 200 muertos.
  14. El fuego, el saqueo y el degüello fueron la feroz respuesta de Namuncurá y Catriel a los planes del gobierno de acuerdos del gobierno. Tal la gota que rebasa el vaso. En 1878, Julio A. Roca, ministro de guerra de Nicolás Avellaneda, presenta en el Congreso de la Nación un proyecto de ley para acabar de raíz con la complicada convivencia con el matonaje mapuche y el cierto riesgo de una invasión chilena por ese corredor patagónico. Recordemos que Chile había derrotado en esos días al Perú y a Bolivia en la Guerra del Pacífico, poseía un ejército entrenado y victorioso, una marina ídem, y sus apetencias por el sur argentino, intactos. Por ley 954, el 11 de octubre de 1987 se crea la Gobernación de la Patagonia con capital en Mercedes de Patagones. En pocos meses, el Ejército Argentino, domina las huestes de Namuncurá, de poco más de 8.000 lanzas. Mueren 1000 indios. Son tomados prisioneros 1100. Reducidos 10000. Sus principales caciques huyen y se refugian en Chile. En la campaña Roca cuenta con el apoyo de más de 870 lanzas rebeldes, la mayoría, ranqueles.
  15. En la nota que antecede, breve y preciso mapa de Alberto Buela sobre “El mito de los pueblos originarios” se hace referencia al marco ideológico del conflicto y al montaje de falsedades que legitima el discurso políticamente correcto del progresismo. Hace poco menos de un mes, entró en el Senado de la Nación un proyecto de Ley de Reconocimiento Territorial a la Comunidad Curruhuinca de la Senadora por el Neuquén Nanci Parrilli, hermana del secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli. Digamos que el riñón del oficialismo. El proyecto de Ley propone “la restitución de los territorios de…”, etc, etc. Le regalan a los mapuches 320 has. de parques nacionales, en San Martín de los Andes, ciudad de la cual es oriunda Nanci Parrilli, para la construcción de complejos deportivos, recreativos, culturales, etc. De esas 320 has, la comunidad mapuche luego restituye (dona) 70 has. a una comunidad sin techo para hacer un barrio para 70 familias carenciadas. 70 hectáreas son 70 manzanas. Hermoso barrio. Hasta aquí es el relato de un negocio de la política amparado bajo el discurso progre del Estado facilitador, protector, humanitario, reivindicador, “igualitario”. Me encantaría que la Senadora Parrilli leyera en http://www.planpatria.blogspot.com/, la propuesta de Revolución Agragria del MAP, porque con legisladoras como ella se puede solucionar el problema de la desocupación de la Argentina en 90 días. De la desocupación y el clientelismo.
  16. Clarito, ¿no?. Un negocio inmobiliario. Lo peligroso de este antecedente es que desde el oficialismo se pretende usar el mismo verbo con el cual la raquítica política exterior argentina se expresa como puede ante el Foring Office británico, a propósito de la usurpación de Malvinas: restituir. Esta moda cultural fundamentalista está apoyada a ultranza por Hebe de Bonafini, que, es más, propone el reemplazo del monumento al General Julio A. Roca, “exterminador de pueblos originarios”, nazi del siglo XIX, antepasado de Videla, por una novedad autóctona. Un artista plástico vecino de mi productora, en Casa Cabrera, realizador de ese mamotreto horripilante que es la estatua al Che, ahora propone recolectar toneladas de bronce en donaciones de llaves de vecinos, para hacer la estatua más grande de la Argentina, de más de 10 metros de altura, expresando “la mujer originaria”. Ese monumento sería en reemplazo del milico tucumano. Del General que nos dio fronteras definitivas, marco jurídico y legal de Nación, trabajo para el Instituto Geográfico Militar, al frente de una montonera uniformada de 6 mil cabecitas negras y 870 lanzas. Veinte años antes de que naciera mi abuelo en Rosario. Para ese entonces, aún estaban vivos Granaderos que habían peleado con San Martín en Chacabuco y Maipo.
  17. “1876-Nuevo intento del Rey, ya enfermo Terminal. Juan José Catriel, que ha adherido a la Confederación y al Reino, sufre una derrota en la Batalla de Cura Malal, actual Partido de Saavedra. Las tropas invasoras Argentinas toman Carhué. Manuel Namuncurá se repliega al Neuquén. El Rey Orllie obtiene del Príncipe Manuel la adhesión plena al Reino de Patagonia, y lo designa su Virrey en Pampas, ratificando a Sayhueque como su Lugarteniente, Virrey de Patagonia y Virrey Principal”.
  18. El entrecomillado que antecede, que parece un relato de política ficción, ha sido bajado del portal http://www.reinodelapatagonia.7p.com el cual recomendamos visitar, porque es la punta del ovillo de la conspiración sinárquica que está en marcha. El 14 de octubre de 2009, presentaba en este blog una extensa y documentada nota titulada “El Rey de la Patagonia”, a propósito de los planes hegemónicos de un simulador fenomenal como Néstor Kirchner, de sus vínculos con Chile, su madre es chilena, su memorable capacidad para acumular lingotes de oro, sus contactos y funcionalidad con el sionismo local e internacional, sus sociedades comerciales con empresas de las coronas española y británica.
  19. Su marcado sesgo masónico. Su inquebrantable sociedad con el progresismo de izquierda y el buró del Partido Comunista Argentino, su connivencia con Hebe de Bonafini, una de las estafadoras más notables y audaces de la historia argentina reciente, a esta altura no podemos asegurar agente de cuál potencia extranjera, caso clínico para los anales de la psiquiatría. Titular de las Madres de Plaza de Mayo con sus hijos vivos. Bien vivos. Usurpadora del espacio dejado por Azucena Villaflor, secuestrada y asesinada, con sus hijos realmente muertos. Como el que usurpara Horacio Vertbiksy en el CELS, amparado por la Fundación Ford (CIA), lugar vacante por el suicidio del Dr. Augusto Conte Mac Donell, con un hijo realmente muerto.
  20. A ver si nos entendemos, no tengo nada en contra de los pueblos originarios, indios, aborígenes o como prefieran llamarse. Es más, me encanta, me seduce, la idea de San Martín y Belgrano en el Congreso de Tucumán de una monarquía Inca -inca en serio, descendiente de Atahualpa, no trosko cocalero inca- para la Unión Americana. Eso sí, asentada sobre la formidable base del Poder Participativo de los Pueblos, Democracia Semidirecta superadora de la fantasmática representatividad burguesa que nos ha conducido a la ruina. La única experiencia personal que tuve, si cabe, fue en los 70, cuando fui junto con un grupo misional, de la mano de Monseñor De Nevares, al Neuquén, pueblo de Las Lajas, dentro de la acción pastoral de los sacerdotes del Tercer Mundo que trabajaban en mi Colegio. Íbamos todos los veranos. Me acuerdo de ese viaje el haber construido una Capilla bastante bonita, en madera, y jugado un partido de fútbol contra un combinado mapuche que nos reventó a patadas, en Pino Hachado, demostrando que nos tenían una bronca ancestral. Ese invierno la madera de la Capilla sirvió para calentar los braceros de los araucanos. Y no creo que fuera porque faltaba madera. Eran unos reverendos hijos de puta.
  21. Cada verano nosotros les llevábamos un camión colmado de víveres y ropas para sus familias. Sí, es cierto, no les conseguíamos trabajo genuino. No estaba en nuestras manos. De ahí a hacer leña con una capilla, hermano, hay un trecho demasiado ancho. Hoy día los vería como el peor lumpenaje. Y que quede claro, su bandera no es azul y blanca. Años más tarde conocí en la Biblioteca del Congreso de la Nación, donde tuve en suerte laburar pocos años, a un cacique aymará, José Lanusse, “Condorcanqui”, un simpático atorrante que “laburaba” de indio. Con picardía y astucia, sin aspavientos, relataba lo divertido que era ser cacique y levantarse pendejas holandesas de alguna ONG benefactora, ávidas por tener sexo con gente de piel oscura, explotada, aniquilada por los conquistadores hispano católicos. Lanusse se divertía con sus relatos mientras tomábamos esos vinos horribles de los 80, fumando ducados, saliendo de ronda por el under porteño.
  22. De ahí a que uno no vaya a levantar la voz, no decir esta boca es mía, si estos muchachos se toman en serio su discurso violentista, ahora solapado, en procura de recuperar unas tierras que no les pertenecen, eso es otro cuento. Los apoyamos, sí claro, si les han quitado justos títulos de propiedad de sus tierras señores como Benetton o Tinelli, de ahí en más, stop, to much. Se los digo en inglés porque hace seis meses que lo estudio, y, porque como bien dice el Gaucho Buela, sus asesores son rubios y hablan esa lengua. Sobre todo porque desde el imperio del Tiahuntisuyu troskista de Evo Morales, las consignas no son ni pacíficas ni menguantes. Le han dado una vuelta de rosca al gastado panfleto del marxismo leninismo, ahora bolivariano-indigenista.
  23. Y convengamos que para explotar el tesoro de Malvinas, la segunda reserva petrolera del planeta, territorios de ultramar de la Unión Europea a partir de octubre de 2009 , los piratas y la vieja Europa que se cae a pedazos, necesitan sí o sí puertos de aguas profundas en la Bahía de San Jorge. Puerto de gran calado, amparado por una bahía de aguas tranquilas, específico para el abastecimiento con seguridad de gigantescos buques tanques. Eso los Kirchner lo van a negociar a como sea. Apoyados, qué duda cabe, tanto por el Grupo Clarín como por La Nación y la claque de la clase política. El peronismo, traidor por tradición, entregador del petróleo por antonomasia, va a llevar la voz cantante desde todas sus facciones. El progresismo de adentro y afuera del PJ, hará el resto. Incluso, propiciando un movimiento separatista patagónico con la avanzada del reclamo de la restitución de los territorios usurpados a los pueblos originarios por el “genocida” Julio A. Roca, discurso que cuenta con toneladas de tinta de apoyo, tanto en el oficialismo como en el progresismo mediático imperante.
  24. Que haga menos de diez días, 2500 kelpers, custodiados por la RAF y la Royan Navy, hayan amenazado a la Argentina para que no ose soñar con recuperar sus territorios usurpados, porque ellos disponen de fuerza “propia” de disuasión suficiente como para aplastarnos –son concientes de que nuestras Fuerzas Armadas han sido desmanteladas en cumplimiento de los Acuerdos de Madrid firmados por Margaret Tatcher y Menem-Cavallo-, hablan a las claras de que la autodeterminación de los kelpers es un chiste inglés, bien malo por cierto, ya que estos 2500 isleños de 60 etnias diferentes, sólo después de haber tomado un galón de whiskey picado pueden lanzar semejante guante a la cara de un pueblo con la memoria intacta y con la información cierta de que una flotilla de 100 aviones Sukoy, caza multipropósito ruso de última generación, cuestan tan sólo u$s 4.500 millones de dólares. Bastante menos de la deuda fraudulenta de la dictadura que el Ministro Vudú se desvive por pagarle al Club de París. Club de financistas de una Europa quebrada.
  25. A ver si nos entendemos, recuperar las Islas, con esa inversión y poniendo en marcha la reconstrucción del Cóndor II, vector con 1700 kim de alcance, con capacidad incluso para portar cabezas nucleares, es un proyecto político que se activa en 30 días. Requiere tan sólo dos leyes del Congreso. Idénticas leyes a las votados a Julio A. Roca en 1878 para ejercer dominio pleno sobre el territorio nacional, la Patagonia. Sólo un mal whiskey puede hacer proferir a los kelpers tamaña amenaza, habida cuenta que de plantearse un combate franco, con vocación real de victoria, guerra monitoreada con un Parlamento apretado por el pueblo movilizado, en las calles día y noche, desaparecerían en una semana ellos y sus facking ovejas.
  26. Para que no queden dudas sobre los que estoy relatando. Inglaterra camina al borde del abismo. Se cae Europa y la arrastra. Su deuda externa supera en 20 veces la nuestra, la recesión los hunde. La guerra, la última guerra por Malvinas, con toma de territorios continentales para “evitar ser atacados”, está en marcha. Será a la chilena, “Por la razón o la fuerza”. O les dan los Kirchner o quien fuere lo que piden, territorio para puertos y bases militares para controlarnos, o nos invaden, no les faltarán excusas, sabrán muy bien inventarlas.
  27. Agazapados, en Jerusalén, la casta guerrera del sionismo, acorralada por el corte de manga de Obama, especula seriamente en una rápida mudanza al desierto patagónico en caso de que la presión de Lula, Irán y Turquía, movilicen a la ONU a plantear el monitoreo de las plantas nucleares de Dimona. Mudanza de más de 300 bombas nucleares que pueden dormir su sueño de destrucción en varios yacimientos mineros abandonados acondicionados por el evento, o, chiste cruel, en la mismísima Falda del Carmen que pensaron demoler hace más de veinticinco años. El tratado de “cooperación científica” firmado por Néstor Kirchner y el Estado de Israel en 2008 le da cobertura “legal” a la operación; Israel, miembro semipleno del Mercosur.
  28. No voy a festejar el 25 de mayo. En lo personal no tengo motivos para estar contento. En lo colectivo, menos. Creo, eso sí, que estos fastos ornamentales que ha montado el oficialismo en la 9 de Julio son de un oportunismo y un mal gusto notables. Una grasa mugrosa chorrea de esos palcos de cartón pintado. No expresan ni la argentinidad ni han tenido el decoro de hacer un concurso de artistas plásticos para logar aunar cuando más no sea una propuesta estética, convocando a los argentinos por sobre toda diferencia al menos en esta semana. Es de ellos la fiesta. Yo me anoto para el 9 de julio del 2016. Jurando la IIº y definitiva Independencia, luego de la Gran Guerra. En Puerto Argentino. Respirando el viento..

-1-

http://www.demodirecta.blogspot.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: