EL SECRETO DE TUS OJOS, ó EL SECRETO DE LA HISTORIA OFICIAL…

Interesante análisis del blog  “www.demodirecta.blogspot.com” sobre el Film de referencia, la historia real, la historia oficial…

Digno de ser leído

  • A veces uno no sabe de qué escribir. Acabo de ver en mi casa la película argentina que ganó el Oscar. Justo hoy día, cuando ha fallecido Oscar Kramer, productor asociado de La Historia Oficial, la anterior película argentina ganadora del Oscar. La temática de ambas gira en torno a los desaparecidos. La Historia Oficial gana el Oscar en 1986, año en que Argentina logra su segundo campeonato mundial de Fútbol. 24 años más tarde, gana El secreto de sus ojos, libro escrito justamente por un futbolero de ley, hincha de Independiente, Eduardo Sacheri.
  • Nada de esto es sabido de la Pulga Messi, pero es más que probable que dentro de menos de tres meses ande levantando la tercer copa del mundo de fútbol ganada por la Argentina; nadie para a Messi, ni Maradona. Cerrando el círculo virtuoso de este país del sur del mundo, bueno para contar durante tres décadas la misma historia, desde distintos prismas, ángulos, miradas, incluso de ojos secretos. Gran país repleto de derrotas nacionales y de triunfos deportivos y cinematográficos. Hoy día, también, la Presidenta anunció que todos los estudiantes secundarios del país en menos de dos años tendrán una netbook, como en Uruguay, para lo cual se invertirán u$s 750 millones. Se comparó con Sarmiento.
  • Lo interesante del libro de Sacheri-Campanella, es que el novelista es profesor y licenciado en historia, lo cual le da al relato ingredientes ponderables. A su vez cuenta el autor que trabajó un tiempo en un Juzgado, si bien no especifica en cuál. El hombre es joven, durante el golpe militar tenía 9 años. Al finalizar la dictadura, 16. Digamos que pasó el secundario en la zona oeste, en Castelar, en esos años. Cuando la Historia Oficial gana el Oscar, tenía tan sólo 19 años. Sin duda, no sabía que casi un cuarto de siglo más tarde ganaría un premio Oscar, contando desde otro rincón la misma historia.
  • Un relato inverosímil en donde un Oficial de Justicia, de un Juzgado de Instrucción de la Capital Federal, dedica su vida a perseguir a un criminal, violador y asesino, hombre de la Triple A, para más datos. El antihéroe de su libro, Sandoval, con una notable interpretación de Guillermo Francella, un alcohólico y perdedor entrañable, encarna la pasión, el fútbol, viviéndola como en la vida real, es hincha de Racing. Incluso las claves del relato, el análisis de unas cartas del asesino a la madre, se dilucidan en un secreto código futoblero. Sí, el violador asesino de la Triple A, también es hincha de Racing.
  • Durante mis años de universitario, tengo unos 12 añitos más que Sacheri, trabajé en la Justicia del Crimen, así se llamaba entonces, de Capital Federal. Sí, durante la dictadura. De pinche. En un Juzgado de Sentencia. Al lado del que ejercía entonces el actual ministro de la Corte Eugenio Zaffaroni. No recuerdo haber conocido ningún Oficial de Justicia parecido a Ricardo Darín. No, no lo recuerdo. El medio tribunalicio, entonces, no sé ahora, era una comarca de mediocres y arribistas. Los que se recibían de abogados iniciaban la carrera, iban a por la Justicia. El resto, medraban con sus horarios y acumulaban experiencia y resentimiento. Jamás vi a uno preocupado por esclarecer un caso.
  • Cuando Darín le explica al marido de la víctima, Pablo Rago en una notable actuación, que la pena que le corresponde al asesino de su mujer es la de reclusión perpetua, “por violación seguida de muerte agravada por el vínculo”, no hace otra cosa que demostrar porqué se ofuscaba cuando sus compañeros lo trataban de “Doctor”. Se manda una burrada grosera, ya que el vínculo es inexistente. El homicida la conoció a la piba en su adolescencia, cero vínculo. No creo que sea un error involuntario, porque esa es una de las claves de la historia, como se ve al final por los dichos del vengador. “Usted me dijo que era reclusión perpetua…”. O no deja de ser un fallido sobre la particular forma de manipular el Derecho a como sea que tienen los progres y la zurda sobre asuntos relativos al horror de los 70. Burrada inaceptable, nunca “licencia poética” (sic) que deja a este peli sin final y sin premio.
  • Sí supe de una historia en donde una empleada de otro Juzgado, que dicho sea de paso estaba muy fuerte, repito, muy fuerte, esposa de un desaparecido, tenía un affaire con el secretario del juzgado, que, casualmente, se llamaba igual que una estrella de Hollywood. También entonces tuve ante mi a un profesor de inglés del secundario, llorando, porque el marido de su hija, un ayudante de biología del colegio, estaba preso; se había hecho monto el loquito aquél, era correo de divisas. Pero tuvo la suerte de quedar a disposición del PEN, con causa abierta. Nunca más supe de él.
  • Hace una hora que busco en internet información de Oscar Kramer, puntualmente los años que purga condena en USA por estafa al fisco. No aparece. Sí, alguna data de su socio, Hugo Sigman. En su momento, Sigman participó junto con Adecoagro (en la que participa George Soros) de la puja por quedarse con SanCor, antes de que el gobierno argentino acordara el salvataje venezolano de la cooperativa láctea. También cría yacarés en Yacaré Porá y tiene un proyecto de aprovechamiento del guanaco en Santa Cruz.
  • Investigo, como el Oficial de Justicia de la película de Campanella, sobriamente interpretado por Darín, me mueve una pasión. Je, también, soy hincha de Independiente. Los productores de El secreto de sus ojos son un español, Gerardo Herrero, licenciado en Derecho por la Complutense de Madrid, Director y Productor de más de 50 largometrajes, todos los de Campanella, y Telefé (Grupo Telefónica Española). El nerd de Axel Kuschevatzky aparece como productor asociado pero no dudo de que tengo que tener más plata que él. No sé qué puede haber aportado ese muchacho, que dice haber sido discriminado por Javier Bardem en una entrega de los premios Oscar (sic), lo trató de “sudaca”.
  • Los productores de Campanella son la quinta esencia del progresismo ilustrado europeo, de la mano de España, ese país que desde el año 1713 tolera una base del Reino Unido en su territorio, Gibraltar. 26 mil españoles viven en el Peñón. En Malvinas 1800 kelpers de 63 nacionalidades diferentes. Curioso país que tiene la principal tienda de Madrid con el rutilante nombre de El Corte Inglés. También una organización guerrillera separatista, que nunca tuvo la mala idea de pretender realizar ningún atentado contra los británicos en el estrecho paso del Atlántico al Mediterráneo. La corona masónica de los Borbones, borda y habilita a la corona masónica del Reino Unido para que la British Petroleum use el disfraz de la inexistente Repsol para comprar la empresa petrolera estatal más importante de Suramérica, YPF. También para que el 16 de febrero de 1990 Menem y Cavallo firmen el Acuerdo de Madrid con Margaret Tatcher, estatuto colonial por el cual Argentina deja de ser una nación soberana y disuelve sus Fuerzas Armadas. Según Nestor Kirchner, Juan Carlos Borbón es el estadista más grande de Europa. Me rio porque recién leo que British Airways e Iberia acaban de fusionarse para crear la compañía aérea más grande del mundo.
  • País políticamente correcto, masón, ateo, matrimonio gay, hachís y aborto, tal la fé de España, promotora para Iberoamérica del dogma de los Derechos Humanos y de la Santa Inquisición del Juez Baltasar Garzón, a punto de terminar su carrera judicial por pretender investigar los “crímenes” del franquismo durante la Guerra Civil española; se le fue la mano con el brandy, al dandy. Renglón aparte, la historia de los montos mandados por la Marina, -Massera-, durante Malvinas para atentar contra la flota británica en Gibraltar. Esa aventura merece una película, eso sí, que la diriga Monicelli, porque el guión es muy parecido a Los desconocidos de siempre. O La Armada Brancaleone.
  • Hay un largo spech entre Darín y Francella, cuando el capo cómico argentino, ebrio, es llevado por su único amigo a su casa, hasta que se la pase la mona para llevarlo a la suya, sin que la mujer lo eche, en donde Campanella mete un bocadillo “genial” hablando precisamente de cómo eran los teléfonos antes de la privatización. Un año sin teléfono estuvo nuestro heroe; lo manda unas dos horas antes de ser asesinado por la Triple A. Grande Pa…!!
  • Igual, la vuelta de rosca de la novela de Eduardo Sacheri sobre el tema de los desaparecidos me parece notable. Es bien buena. Lo curioso, es que el marido de la víctima y el victimario terminan conviviendo, ahí es cuando el Oficial de Justicia descubre la verdad, se va y los deja en paz, mientras ellos mastican su odio inmisericorde sin hablarse. La Ley del Talión a la enésima. Vaya a saber cuál es la idea de la Justicia que tiene esta gente, sobre todo, cuando el final feliz de la película, secuencia siguiente, sucede justo justo cuando el muchacho, ya grande, decide decirle a la chica que la ama, cosa que le costó nada más que treinta años…Ese es el perfil psicológico del protagonista de esta premiada película. ¿Qué tal? Cuando devela la verdad de un caso policial, -metáfora ad hoc de la historia oficial- puede decidirse a amar. Un psiconalista aquí, por favor…!! Carlotto, Vertbisky y Bonafini llorar, aplauden y comparten el pochoclo desde el palco.
  • Hay gente muy mal pensada que cree que mientas Argentina siga pagando su Deuda Externa fraudulenta religiosamente, siga condenando la batalla de Malvinas y sin hipótesis de conflicto contra su enemigo histórico, el Reino Unido, siga sin investigar en serio los atentados a la Embajada de Israel y a la AMIA, -cosa por la cual es felicitada reiteradamente por los EEUU-, es muy probable que de tanto en tanto reciba un Oscar por alguna buena película, que, invariablemente sólo relatará una parte de la verdad de la Historia Oficial. Un país que pareciera ser feliz con el movimiento de los perros, persiguiendo durante años su propia cola, incapaz de otro movimiento; un país de autistas.
  • También, ganará mundiales de fútbol y su Presidenta, después de compararse con un sanjuanino que aseguró que Chile tenía derechos soberanos sobre la Patagonia argentina, quien tuvo también la libertad de explayarse a sus anchas durante la guerra del Paraguay, asegurando que los criollos, los gauchos, que eran arriados al frente de batalla por las tropas del fundador del diario La Nación encadenados, portando en su mochila una cruz, para su tumba, sólo servían para abonar con su sangre la tierra que pisaban, más que probable es que sueñe con ser candidata en el año 2016. Eso sí, ya no será para entonces una presidenta sexy.
  • Las tres películas que voy a filmar antes de morir van a ser: Una sobre el atentado a la Embajada de Israel, otra sobre la fundación de Montoneros. La última, ya viejo y enfermo, sobre la batalla de Malvinas. Después voy a morirme en paz, sin haber ganado ningún Oscar.
  • Coincido, como mi socio, que los diálogos de la nueva ganadora del Oscar no son creíbles, pero esas ya son críticas técnicas finitas. Los diálogos (los personajes) de ningún filme argentino son creíbles. Un días de estos les cuento porqué pasan estas cosas. Casualmente, fui docente de guión en una importante escuela de cine de esta capital, en donde el titular renunció una semana antes por problemas de dinero, era un famoso novelista. Durante un año le enseñé a ochenta pibes a contar historia sin diálogos, enfermedad congénita del cine argentino, teatro (malo) filmado, con planos, puro lenguaje cinematográfico, guiones técnicos se llaman. Estaban felices los pendejos y pendejas (así se dice ahora), contando cine sin palabras. A fin de año me fui. La escuela, una de las más caras entre las caras, siempre me había pagado un mes más tarde. No sé si me explico.
  • Cuando Campanella ganó el Oscar, el director de esa escuela de cine declaraba, “Esto le va a dar un envión al cine argentino en el mundo y también tendrá una repercusión en la formación”. Hay una historia paralera, la de Silvia Tolchinsky, ex montonera que vive refugiada en Barcelona, como Firmenich, detenida durante la contraofensiva de 1980, en pareja con un oficial de inteligencia del Batallón 601, hoy desprocesado, acusada por Cristino Nicolaides de haber entregado a sus compañeros. Gracias a sus declaraciones fueron procesados 24 militares. Ella alega ser inocente. Incluso se lo confesó al rabino Marshall Meyer, quien mediara durante su cautiverio. No sé si es hermana o prima de este productor y formador de cineastas. La suya sí que sería una historia digna de ser contada. Una historia real, no de mentiritas. Nos haría mucho mejor (mejores) a todos. Nos liberaría.

http://www.demodirecta.blogspot.com

Anuncios

3 comentarios

  1. Jamas, nunca, esto es el devario de uno fumado mal. Quien te provee lo que consumis? Cambialo… es un desvario mal. Podria contesar a tanta basura seudo filo-politica. pero no hay espacio. no hay ganas de que este tipo de opinion tenga imporancia

    • Sin agresiones. Si lo hubieras leido lo hubieras entendido (si tenes capacidad, claro, para entender) Además, no lo escribimos nosotros, es de otro Blog…

      LEAN POR FAVOR ANTES DE OPINARRR

  2. Estimados, aunque no sea de ustedes la información, deben profundizarla y enriquecerla. Dar nombres verdaderos y citar bibliografía ayuda. No hagan caso de la crítica, que como decía el descamisado JLBorges “fatigan el absurdo”. Amablemente Eugenio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: