COMER “BIEN” CUESTA $1.600 MENSUALES A UNA FAMILIA TIPO. Para Guillermo Moreno, $510…

“LOS MENOS PRIVILEGIADOS, SON LOS NIÑOS” (Verdad Kirchnerista)

Uno de los motivos de la mala nutrición y la pésima alimentación la dá, sin dudas, los alarmantes niveles de pobreza existentes en el País.

Insólitamente, el Estado Nacional y los estados Provinciales FOMENTAN la malnutrición aún dando de comer

El costo promedio de un comerdor escolar (buscado desde las administraciones) ronda $2.-, cuando una comida SALUDABLE (que incluya carnes, verduras y frutas, además de hidratos de carbono de bajo precio) representa NO MENOS DE $5.-

Así se está fomentando la mala nutrición de los chicos pobres.

Para el indec 4 personas se “alimentan” con $510.- por mes…

CIENCIA FICCIÓN!!

Leer más, click abajo

La cuenta, en cuotas y a futuro
x Diana Baccaro -1-

Los “gordos de la cuchara” son los chicos que crecen a guiso y polenta. Hoy tienen la panza llena, pero son un riesgo a 30 años, con un gran gasto para el Estado que deberá pagar por las complicaciones de la obesidad infantil (de diabetes a problemas coronarios) que nadie supo combatir a tiempo. Ni siquiera la escuela cumple el rol de formar consumidores responsables. Dos ejemplos: 1) Este mes bajó un 20% la plata para comedores escolares de la provincia. Por cada chico se gastan $ 2 diarios, pero un menú saludable en un comedor cuesta $ 5, según el trabajo de la UBA; 2) Acaba de archivarse en la legislatura bonaerense un proyecto para regular la venta de golosinas en los quioscos de las escuelas que ya tenía media sanción en Diputados pero nunca se trató en Senadores. Hay chicos que comen mal, pero parece que no importa con tal que coman. La cuenta se paga después. ¿Esa es la generación que formamos?

Surge de un relevamiento de nutricionistas de la UBA. El menú “saludable” incluye más frutas, verduras y lácteos que el elaborado por el organismo oficial. Y menos harinas que potencian la obesidad infantil.

La Canasta Básica de Alimentos que se usa para medir el nivel de pobreza refleja el hecho de no padecer hambre, pero no expresa el valor de una alimentación saludable. Lo dice un grupo de nutricionistas de la Universidad de Buenos Aires, que acaba de elaborar una Canasta Alimentaria Saludable. La diferencia entre los productos recomendados para consumir explica la disparidad de precios. Mientras para el INDEC la Canasta Básica para una familia tipo cuesta 510 pesos, para los expertos de la UBA, una pareja y sus dos hijos deben gastar 1.576 pesos para comer bien. Un 200% más.

“La Canasta Básica Alimentaria fue elaborada en 1988 y nunca actualizada. En aquel momento el paradigma de los problemas nutricionales era el hambre. Hoy lo es la obesidad y algunas deficiencias nutricionales específicas. Según la encuesta nacional de nutrición, el hambre no supera un 1,5% de los niños menores de 6 años. La pobreza infantil argentina se acompaña de obesidad y algunas deficiencias nutricionales específicas. Pretender que una persona u hogar no sea considerado indigente porque sus ingresos superan el costo de un estándar alimentario mínimo, básico, aún cuando es claro que ese estándar no asegura de ningún modo comer saludablemente es por lo menos un concepto limitado”, dice Sergio Britos, de la Cátedra de Economía General y Familiar de la Escuela de Nutrición de la Facultad de Medicina de la UBA. Britos, junto a un grupo de la cátedra, armó una Canasta Saludable, en la que se incluye gran variedad y cantidad de lácteos (leche, yogur, queso), verduras, frutas, cereales, harinas, pastas, legumbres, pan, carnes de todo tipo y aceites. “El valor de la canasta básica saludable no es menor a 1.600 pesos para un hogar pobre. Y en subida”, dice Britos.

Las diferencias entre las dos canastas saltan a simple vista: mientras la UBA recomienda cuatro porciones de lácteos al día, la del INDEC no llega a dos. Lo mismo pasa con las frutas y las verduras. La UBA habla de cuatro y cinco porciones, y el INDEC, de una.

“El trabajo de Britos y su grupo es impecable. Con la canasta del INDEC generamos cada vez más los dos grandes problemas nutricionales de nuestra sociedad en niños: el retardo crónico del crecimiento y la obesidad, y habrá cada vez más niños con déficits de micronutrientes (desnutrición oculta). La alimentación saludable es fundamental para un óptimo crecimiento y desarrollo, y debe introducirse a partir del sexto mes. Al final del primer año el niño debe recibir porciones de cada grupo alimentario, sin perder el consumo de lácteos, frutas y verduras. Así, los niños adquieren hábitos alimentarios en la mesa familiar que deben mantenerse estables a lo largo de la vida”, dice Miriam Tonietti, del hospital de Niños Ricardo Gutiérrez y miembro de la Sociedad Argentina de Pediatría.

Según Britos, a menor ingreso, más monótona la dieta: pan, carne vacuna, aceite de girasol, papa y azúcar representan casi el 60% de las calorías ingeridas por un pobre promedio. “La monotonía alimentaria es la puerta de entrada de los problemas nutricionales diagnosticados por la Encuesta Nacional de Nutrición de 2005: tendencia a la obesidad, deficiencias de nutrientes esenciales (calcio, vitaminas C y A, ácidos grasos y hierro) y desnutrición de tipo crónica”. Tonietti agrega: enfermedad cardiovascular, diabetes, osteoporosis. Ambos recuerdan la relación entre la mala alimentación y el retraso madurativo y el fracaso escolar.

-1-

http://www.clarin.com/diario/2010/03/21/sociedad/s-02163862.htm

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: