SOCIALISMO PARA ENEMIGOS, PARA AMIGOS CAPITALISMO…

x The Economist -1-

LONDRES (The Economist). Cuando Néstor Kirchner asumió como presidente de la Argentina en 2003, la economía de su país ya estaba en vías de recuperación después de un colapso repugnante 18 meses antes que habían llevado a default y la devaluación. Censurando al FMI y las privatizaciones, Kirchner amplió el control del Estado sobre la economía. El aumento de los precios mundiales de los productos agrícolas exportables de la Argentina y la reactivación del gobierno desató un boom económico. Esto hizo del Sr. Kirchner, un héroe popular, y aseguró la elección de su esposa, Cristina Fernández de Kirchner, como su sucesora en 2007. Ella ha seguido su política. Kirchner el año pasado fue elegido como diputado, pero de acuerdo a los ex funcionarios todavía toma muchas decisiones ejecutivas. Disfrutando del dominio político casi total, la primera pareja de la Argentina aplastó de un manotazo a los críticos que los acusan de todo: desde el enriquecimiento ilícito hasta de destrozar las instituciones. Ellos todavía están intentando hacerlo. La Sra. Fernández acusa con frecuencia a los principales periódicos de la Argentina de inventar historias para desacreditar a su gobierno. Pero cada vez es más difícil. Resultado de la recesión mundial, la creciente inflación y una serie de errores políticos, su índice de aprobación en las encuestas de opinión ha caído al 20%. Después de perder una mayoría en las elecciones parlamentarias del año pasado, el gobierno está a punto, también, de perder el control de los comités clave del Congreso. Sin embargo, esto no se trata de una caída del tipo familiar a la de otras democracias con largos períodos de gobierno. Cuatro de los secretarios privados del Presidente están siendo investigados por enriquecerse ilegalmente. Dos, Julio Daniel Álvarez y Fabián Gutiérrez, renunciaron recientemente. Mientras tanto, el señor Kirchner ha sido criticado por una operación en octubre de 2008 en la que transformaron pesos en US$ 2 millones, poco antes de que el valor de la moneda local se redujo significativamente. Él dice que esto fue para comprar una participación en una compañía hotelera que se cotiza en dólares, e insiste en que no era especular contra el peso. Sin embargo, los Kirchner admiten que su riqueza personal se ha incrementado dramáticamente, mientras que han estado en la gestión pública. “Gobernabilidad”, dijo Kirchner en su toma de posesión en 2003, “no puede ser sinónimo de impunidad … acuerdos oscuros, la manipulación política de las instituciones o pactos espurios a espaldas de la sociedad.” En el poder, los Kirchner han desmentido con frecuencia las bellas palabras. Ellos han intimidado las instituciones a su paso, desde el Poder Judicial al Banco Central. Han utilizado el poder del Estado para acosar a los grupos que ven como hostiles, desde los agricultores a las empresas de servicios públicos. Mientras tanto, algunos de sus aliados han prosperado. The Santa Cruz connection Ambos Kirchner son el ala izquierda del movimiento peronista dominante. Ambos afirman haber sido activos en la resistencia al gobierno militar de Argentina. El Sr. Kirchner, hijo de padres provenientes de Suiza y Croacia, forjó su carrera política en su provincia natal de Santa Cruz, en la lejana Patagonia. Fue su gobernador desde 1991 hasta que se mudó a la Casa Rosada, el palacio presidencial. Rafael Flores, un ex diputado peronista que representó a la provincia durante 12 años, dice que Kirchner transfirió su forma de operar y su filosofía económica de la provincia a la escena nacional. “En Santa Cruz”, dice Flores, “Kirchner se comportó de todas las formas que se conocieron cuando creció en el país: manipulación, presión de los alcaldes, persecución de la gente que no está de acuerdo con él” Kirchner casi no habla con la prensa. Durante su Presidencia no dio conferencias de prensa. Ni él ni la Sra. Fernández ha respondido a las peticiones de The Economist para las entrevistas. Así que no tenemos la respuesta a tales críticas. Santa Cruz es remota y escasamente poblada, pero rica en petróleo y gas. Como gobernador, Kirchner aplicó ingresos por hidrocarburos a crear puestos del sector público y proyectos de infraestructura. Compañías de petróleo y de gas necesitaba la aprobación de su gobierno para obtener contratos de exploración. Los Kirchner desarrollaron una estrecha red de amigos de confianza en Santa Cruz, varios de los cuales les siguieron a Buenos Aires (donde eran conocidos como “los pingüinos”). Hermana del señor Kirchner, Alicia, es la ministro de Desarrollo Social. Otro asesor de Santa Cruz es Julio De Vido, un arquitecto que fue presentado a los Kirchner en la década de 1980. Él se desempeñó como ministro de Economía de la provincia cuando Kirchner era gobernador. Desde 2003 ha sido ministro de Planificación de la Argentina, a cargo de un vasto imperio burocrático que abarca las obras públicas, el transporte, las comunicaciones, la energía y la minería. Kirchner también nombró a la esposa del Sr. De Vido, en un alto cargo en la agencia de auditoría interna del gobierno. El gobierno del presidente Kirchner es recordado por algo más: el misterio que rodea a unos US$ 600 millones en activos financieros pertenecientes a la provincia. (Un ex funcionario de un gobierno nacional anterior, que ha investigado el asunto, considera que la cifra real se acercaba a US$ 1.000 millones.) En 1999 la provincia vendió, con un gran beneficio, las acciones de YPF, la privatizada compañía petrolera nacional, que había recibido en 1993, en pago de regalías no pagadas. Depositó el producto en el extranjero. El gobierno provincial dijo que los intereses (la renta) se invirtió en obras públicas. Los opositores a los Kirchner en Santa Cruz aceptan que parte de ese dinero ha regresado a la provincia. Kirchner nunca ha explicado qué sucedió con el resto. Pingüinos en Buenos Aires Al convertirse en el Presidente, Kirchner entabló amistad con Hugo Chávez, pero el enfoque de la primera pareja argentina sobre el sector privado ha sido un poco más sutil que el de su homólogo venezolano. Se ha nacionalizado, pero con moderación. El gobierno se hizo cargo de la compañía aérea nacional con problemas y del sistema privado de pensiones, y también creó varias empresas del Estado. Mientras tanto, algunas empresas privadas se han enfrentado a la regulación, hasta el punto de acoso. Los Kirchner mantienen una ley de emergencia económica que, entre otras cosas, permite al gobierno cambiar los contratos en virtud del cual los servicios públicos privatizados prestan servicios. Fue aprobada como medida provisional, después de la devaluación del peso en 2002. Reguladores, que anteriormente eran independientes, se han convertido en ‘sellos de goma’. Ahora es el gobierno quien fija los precios de los servicios públicos. El método implica, a menudo, llamadas de teléfono desde las oficinas del Sr. De Vido o Guillermo Moreno, el secretario de Comercio. La congelación del precio de venta del gas natural ha desalentado la inversión en exploración. El precio de la carne de vacuno recibió un elevado impuesto a la exportación, alentando a los productores a vender en el mercado interno. Ahora los ‘farmers’ están en condiciones de exportar sólo a voluntad del gobierno. A pesar de estos controles de precios, tanto formales como informales, la Argentina sufre de una alta inflación. En 2007, el Sr. Moreno, cambió la metodología de medición del índice de precios al consumidor del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC). Esto tuvo el efecto de mantener la cifra oficial de inflación en un solo dígito. Estimaciones privadas son mucho más elevadas. La credibilidad de las cifras oficiales recibió un golpe más cuando este mes, los dirigentes sindicales simpatizantes de los Kirchner pidieron aumentos salariales del 25% para compensar la inflación. La inflación oficial más baja le permitió al gobierno realizar un ahorro neto en el pago de beneficios de sus bonos vinculados a la inflación por US$ 1.700, según un ex funcionario de finanzas. El gobierno también se involucra en los negocios privados que deberían estar más allá de sus competencias. Se destacan dos ejemplos. La primera consiste en Shell, que, en 2004, había hablado con la brasileña Petrobras sobre la venta de sus activos en la Argentina y Brasil. La compañía cambió su enfoque, después que se ‘filtraron’ los detalles de sus conversaciones. Poco después, elevó los precios en sus estaciones de servicio en la Argentina. En respuesta, el Sr. Kirchner instó a los argentinos a no comprar “ni siquiera una lata de aceite” de la compañía. La oficina del Sr. Moreno multó a Shell 23 veces en 2006 por desabastecer el mercado. Según Juan José Aranguren, jefe de la compañía en la Argentina, Shell estaba proporcionando un 8% más de combustible que el año anterior, un incremento mayor que el promedio del mercado. El Sr. Aranguren enfrentó 57 órdenes de detención en 2007, una vez más por supuesto desabastecimiento del mercado, cada vez con una pena de prisión de entre 6 meses y 4 años. Todo esos requerimientos están todavía en los tribunales. Acto seguido, el gobierno ordenó a Shell cerrar una refinería, por presuntas violaciónes del medio ambiente, permitiendo que se volviera a abrir sin explicación 5 días después. Al mismo tiempo, otras personas en la administración estaban ofreciendo a Shell oportunidades de vender sus activos en la Argentina, dice el Sr. Aranguren. El 2do. ejemplo de la interferencia del gobierno consiste en el Grupo Clarín, el más poderoso entre los medios de comunicación de la Argentina. En septiembre del año pasado, 200 inspectores fiscales acudieron a las oficinas del grupo. Nadie parecía saber a qué los habían enviado. El jefe de la agencia tributaria negó la orden de inspección. El gobierno acusó a sus adversarios de haber organizado la redada para desprestigiarlo. El diario del grupo, Clarín, y sus canales de televisión han sido feroces críticos del gobierno de Fernández. Los inspectores fiscales llegaron cuando el Congreso se preparaba a debatir una nueva ley de medios de comunicación que obligará a Clarín a vender muchos de sus activos en radio y televisión. Es un argumento para la regulación de la propiedad de los medios en la Argentina, y el dominio del mercado que tiene Clarín sería considerado inaceptable en algunos países. Pero el efecto principal de la nueva ley es el debilitamiento en los medios de comunicación de los principales opositores del Presidente. A ese golpe contra el Grupo Clarín le siguió otro: En agosto, la Confederación del Fútbol Argentino rompió un contrato con Clarín para la transmisión de partidos en directo de la liga, y firmó uno nuevo con el canal estatal. Clarín afirma que Kirchner estuvo detrás del diferendo. La lucha por los fondos previsionales El control estatal del sector privado de la Argentina se ha estrechado aún más desde la nacionalización de los fondos de pensiones privados en diciembre de 2008. Debido a que los fondos tenían participaciones accionarias en muchas de las compañías de la Argentina, el gobierno, a través de la Administración Nacional de Seguridad Social (ANSeS), tiene ahora el derecho de nombrar a los directores de las juntas directivas de esas empresas, una prerrogativa que ha ejercido mediante la colocación de los directores en alrededor de 20 empresas. La ANSeS realiza otra función, también. Con la desaceleración de la economía, antes de las elecciones al Congreso, en junio de 2009, la Sra. Fernández intensificó el gasto en obras públicas y subsidios a los desempleados, tratando el sistema de pensiones como una alcancía. Los economistas locales estiman que las cuentas del gobierno central, el año pasado entraron en números rojos en 2009, por primera vez desde 2002. El sistema de pensiones es uno de sus principales acreedores. El Banco Central, que en teoría es independiente, también ha sufrido un control directo de la Presidente. En diciembre, el gobierno lanzó la idea de crear un “Fondo Bicentenario”, con el objetivo de utilizar las reservas de divisas para pagar a un grupo de tenedores extranjeros de bonos que rechazaron una reestructuración de deuda en 2005, restaurando así el acceso del gobierno a los mercados financieros internacionales. Martín Redrado, gobernador del banco, objetó, argumentando que en una economía como la Argentina, mucha gente piensa en dólares a causa de la hiperinflación pasado, las reservas fueron un importante colchón contra las fluctuaciones en los mercados de divisas. También fue anunciado que la transferencia de reservas puede hacer que los fondos del Banco Central depositados en el extranjero resulten vulnerables a los reclamos de los acreedores. Frustrada por el Sr. Redrado, la Sra. Fernández decidió despedirlo. El Sr. Redrado golpeado en los talones, insistió que sólo el Congreso podía destituir. Un juez que falló a favor del Sr. Redrado en la disputa, María José Sarmiento, fue buscada por la policía en su domicilio el 9 de enero. Si eso es demasiado sutil, el jefe del Gabinete de Ministros, Aníbal Fernández (quien no está relacionado con la Presidente), dijo a los periodistas que el juez estaba siendo vigilado en cada intervención. Finalmente, el Presidente se salió con la suya y el Sr. Redrado fue sustituido por una figura más flexible. No todo el mundo es tratado con tanta dureza. De hecho, hay algunos empresarios que gozan de buenas relaciones con los Kirchner en los últimos años. Son conocidos en la Argentina como ‘empresarios K’. Uno de ellos es Lázaro Báez, cuya empresa, Austral Construcciones, comenzó su vida como un pequeño fabricante de Santa Cruz y desde entonces se ha diversificado en la exploración de petróleo y la agricultura. Gran parte de los negocios de la compañía ha estado en proyectos de obras públicas en Santa Cruz. El Sr. Báez también se adjudicó los derechos de exploración de petróleo en Santa Cruz. Shell se opone a cooperar La empresa del Sr. Báez, Epsur, que junto con Enarsa, una empresa estatal, se ofreció a comprar los activos de Shell en la Argentina en 2007. Él describió su relación con Néstor Kirchner como una de “amor platónico”. Su relación se remonta a la década de 1990, cuando el Sr. Báez trabajó como gerente en el Banco de Santa Cruz, un banco privatizado por Kirchner cuando era gobernador. Otro amigo es Cristóbal López, quien controla una empresa llamada Casino Club y opera casinos y salas de juego en toda la Argentina, entre ellos uno en el hipódromo de Palermo. Poco antes de abandonar su cargo de Presidente, el Sr. Kirchner emitió un decreto que prorroga de licencia al Sr. López para ejecutar las máquinas tragamonedas en el hipódromo hasta el 2032 y aumentar su número en un 50%. Enrique Eskenazi, un grande del sector privado y accionista de control en el Banco de Santa Cruz, sostiene que la política y los negocios están tan estrechamente vinculados en la Argentina porque el país carece de las instituciones que deben separar. En 2007 su compañía, el Grupo Petersen, compró una participación del 14,9% en Repsol YPF de España, que quería un socio local bien conectado, por su problemas en su inversión. Tan interesado estaba Repsol en conseguir que el Sr. Eskenazi subiera a bordo que le prestó más de US$ 1.000 millones para que comprara su porción. Él rechaza cualquier sugerencia de que el éxito de Grupo Petersen derive de sus conexiones políticas. “Bajo la presidencia de Alfonsín, la gente nos ha llamado alfonsinistas, bajo la presidencia de Menem, nos llamaron menemistas. Bajo los Kirchner, nosotros somos kirchneristas. Estamos acostumbrados a ello”. En la Argentina, dice, cualquier éxito es visto como sospechoso, a menos que se gane en el campo de fútbol. Tal vez sea así. Pero los Kirchner han dejado a su país con instituciones más débiles, una economía en la que el Estado desempeña un papel mucho más importante y en el que los contactos políticos a menudo parecen hacer la diferencia entre el éxito y el fracaso. El Sr. Kirchner ha insinuado que se postulará para Presidente en 2011 otra vez. Para entonces, los argentinos pueden querer verlo irse.

-1-Obtenido en:

http://www.urgente24.com/index.php?id=ver&tx_ttnews%5Btt_news%5D=137544&cHash=e8d9de12bf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: