CONOZCA A LA EX-GUERRILLERA DEL Comando de Liberación Nacional (Colina) y la Vanguardia Armada Revolucionaria Palmares (VAR Palmares) QUE PUEDE GOBERNAR BRASIL

Dilma Roussef, la candidata de Lula,  habría formado parte en la década del ´60 de movimientos políticos guerrilleros, antidemocráticos y armados

Se la conoce de muy fuerte carácter.

Vean los manifiestos políticos de Carlos Marighela (líder político que seguía la candidata del PT, una especie de Firmenich, pero de izquierda, claro)  en  favor de tomar las armas, y que suscribía la quizá futura presidenta del Brasil

leer mas click abajo

(sigue un ensayo del Ghoete-institut)
Sobre la revuelta brasileña, la lucha armada contra la dictadura y sus frutos postreros.

El año 1968 estuvo marcado en Brasil, al igual que en el resto del mundo, por manifestaciones y revueltas estudiantiles. Estos movimientos tenían algunos aspectos en común con lo que sucedía en Europa, pero también algunas diferencias importantes.

En Brasil, la dictadura militar implantada en 1964 prohibió los par tidos políticos y las asociaciones  civiles de la oposición, incluso las agrupaciones estudiantiles. El movimiento estudiantil que floreció en 1968 era, esencialmente, un movimiento de lucha contra la dictadura. A pesar de esta distinción bastante significativa, algunas posturas políticas aproximan las manifestaciones estudiantiles que ocurrían en Brasil a las revueltas que estallaban en varias partes del mundo: un sentido radical de libertad, el culto a la acción, el desprecio por las formas tradicionales de hacer política. El movimiento estudiantil que se gestó entre 1966 y 1968, en Brasil, albergaba también en su seno una crítica al Partido Comunista Brasileño, acusado de reformismo, y de inmovilismo frente al régimen.

El punto de mayor tensión de este movimiento ocurrió tras el asesinato del estudiante Edson Luis en una manifestación, enfrente del restaurante universitario de Calabouço, en Río de Janeiro. Los estudiantes cargaron su cuerpo en procesión hasta la Asamblea Legislativa, donde entraron a la fuerza. Hasta la llegada del ataúd, el cuerpo estuvo sobre una mesa, velado y protegido por un grupo de estudiantes. La muerte de Edson Luis marcó el inicio de un proceso de radicalización política y de enfrentamientos violentos entre la policía y los estudiantes. Este proceso de radicalización culminó en un gigantesco acto público que fue conocido como la Marcha de los Cien Mil. En contraposición a los violentos conflictos de la semana anterior, la Marcha fue pacífica y no encontró represión policial en su recorrido. Hasta hoy constituye una de las marcas más importantes de la “generación 68” en Brasil, así llamada por compartir algunos eventos destacados y definidores de una época dada. Pero esta manifestación fue el punto máximo de la movilización de los estudiantes. A partir de ahí el movimiento estudiantil comenzó a disminuir. En Río de Janeiro, sus manifestaciones empezaron a ser reprimidas a balazos.

El año se cerró con la promulgación del Acto Institucional n° 5. Ese AI-5 clausuró el Congreso Nacional por tiempo indeterminado; anuló mandatos de diputados, senadores, gobernadores y alcaldes; decretó el estado de sitio; suspendió el habeas corpus para delitos políticos; canceló los derechos políticos de los opositores al régimen; prohibió la celebración de cualquier tipo de reunión; creó la censura previa. Ese Acto significó, para muchos, “un golpe dentro del golpe”, un endurecimiento del régimen, que estableció leyes especiales para el ejercicio del poder fuera del marco del Estado de derecho.

1968 también puede ser considerado como el año en que detonó la opción por la lucha armada por buena parte de la izquierda brasileña. Entre 1966 y 1969 surgieron, se multiplicaron, se fundieron innumerables organizaciones armadas: Acción Libertadora Nacional (ALN), Partido Comunista Brasileño Revolucionario (PCBR), Movimiento Revolucionario 8 de Octubre (MR-8), Vanguardia Popular Revolucionaria (VPR), Vanguardia Armada Revolucionaria Palmares (VAR-Palmares), Comandos de Liberación Nacional (colina) fueron algunas de ellas. La opción por la lucha armada representaba exactamente el culto a la acción mencionado luego en los análisis de Hannah Arendt (Sobre la violencia, 1970) como el denominador común de los movimientos juveniles durante la década de los sesenta en el mundo entero. Este culto traía consigo la valoración de la acción directa, del coraje y del enfrentamiento. Urgencia, prisa, voluntarismo, inmediatismo. En su “Carta al Comité Ejecutivo del PCB”, de 1966, Carlos Marighela rompió con el Partido Comunista Brasileño para crear la organización armada ALN: “Les escribo para pedir la dimisión de la actual Ejecutiva. El contraste de nuestras posiciones políticas e ideológicas es demasiado grande, y existe entre nosotros una situación insostenible. […] El centro de gravedad del trabajo ejecutivo [del PCB] consiste en hacer reuniones, redactar notas políticas y elaborar informes. […] Solicitando la dimisión de la actual Ejecutiva –como aquí lo hago– deseo hacer público que mi disposición es la de luchar revolucionariamente, junto con las masas, y jamás quedarme a la espera de las reglas del juego político burocrático y convencional que impera en la dirección”.

Como bien ha destacado Hannah Arendt, el desprecio por el juego parlamentario y por las formas tradicionales de hacer política fue uno de los elementos más fuertes y comunes en las revueltas estudiantiles de fines de los años sesenta: “El rasgo crucial de las rebeliones estudiantiles en todo el mundo es que ellas se dirigieron, dondequiera que surgían, contra la burocracia dominante”.

Entre los años 1960 y 1970, este deseo de acción política inmediata, que se expresó en la lucha armada, se extendió por diversos países de América Latina. En muchos de ellos se formaron organizaciones armadas, la mayoría compuestas –en gran medida– por jóvenes universitarios que abandonaban las aulas para echar mano a las armas. Los ejemplos que inspiraban la lucha armada eran las guerrillas de Vietnam, de Cuba y la guerra popular prolongada de la Revolución China. Más que nada, la Revolución Cubana y la figura del Che Guevara fueron los principales elementos que incentivaron la opción de la lucha armada en América Latina. Los tupamaros en Uruguay, los montoneros en Argentina, el MIR (Movimiento de Izquierda Revolucionaria) chileno y el MIR boliviano; el Partido de la Revolución Venezolana, creado por Douglas Bravo; el Ejército de Liberación Nacional colombiano, donde luchó y murió el padre Camilo Torres, son algunos ejemplos de la ola que barrió América Latina, produciendo un gran número de organizaciones que apostaban por la lucha armada como camino para la revolución socialista en el continente.

En Brasil, la opción por la lucha armada, conjugada con el endurecimiento del régimen después del AI-5, fue trágica. En pocos años, las organizaciones fueron destruidas, dejando un saldo de innumerables muertos, desaparecidos, exiliados y expatriados.

El año 1968, por lo tanto, en Brasil y en América Latina, no representó exactamente el momento de la “autodeterminación política” que se manifestó, en la misma época, en los  países de Europa occidental. Representó, sí, un gran caudal de emociones, de radicalización, de valorización de la acción directa, de enfrentamiento, de voluntarismo. Las organizaciones políticas que lideraron los movimientos de izquierda en Brasil y en varios países de América Latina eran organizaciones marxistas-leninistas, clandestinas, con rígida estructura jerárquica, con estrategias y tácticas definidas a partir de un modus operandi típicamente leninista.

Después de la derrota de la lucha armada, las izquierdas brasileñas iniciaron una reflexión con el objetivo de retomar el contacto con las masas, a través de una nueva táctica política que permitiese la adhesión de grandes núcleos de la población. La etapa siguiente fue la de una lucha democrática contra la dictadura militar. Entre 1974 y 1985, la sociedad civil y amplios sectores de la izquierda brasileña llevaron a cabo una lucha por las libertades democráticas. En este momento podemos comenzar a hablar de autodeterminación. De cierta forma, los aspectos más culturales del movimiento europeo del 68 llegaron a Brasil en la década de los setenta. Comenzaron a surgir (o en algunos casos a resurgir) movimientos de nuevo tipo y se integraron en la lucha contra la dictadura: movimientos de mujeres, de negros, de homosexuales, movimientos en defensa de la causa indígena.

Estos movimientos se organizaron en torno a publicaciones cuyas redacciones funcionaban como el lugar donde se creaba y producía un discurso propio, ligado a la especificidad y la identidad de los movimientos en cuestión. En el caso de los movimientos de mujeres, las principales publicaciones fueron Brasil Mulher, fundada en 1975, y Nós Mulheres, lanzada en 1976. Estas publicaciones buscaban construir un discurso y un punto de vista específico sobre la realidad de las mujeres, pero también procuraban vincular la lucha feminista con la lucha contra la dictadura militar. La mayor parte de las militantes feministas eran ex miembros de organizaciones de izquierda, muchas de ellas habían vivido el exilio en Europa, principalmente en París, y traían la influencia del feminismo francés. Ya el movimiento negro era de un origen distinto: sus líderes se habían formado de manera casi totalmente desvinculada de partidos y organizaciones de izquierda. Siguiendo un camino paralelo, ese liderazgo se constituyó en torno a publicaciones como SINBA, Tição, Nego (nombre éste que es una broma irónica: “nêgo”corruptela de “negro”, es una forma peyorativa de referirse a los negros). Las salas de redacción de estas publicaciones eran el principal espacio para la formulación de las posiciones políticas del naciente movimiento negro. Hasta hoy, esta generación de militantes que fundó las principales publicaciones de los años setenta es una referencia política importante para el movimiento negro contemporáneo.

Estos movimientos de autodeterminación que se incorporaron a la lucha contra la dictadura obtuvieron una importante victoria política en la Constitución de 1988. Esta constitución fue elaborada por una Asamblea Nacional Constituyente elegida después del fin del régimen militar. Como apuntó el historiador Boris Fausto, “la Constitución de 1988 reflejó el avance ocurrido en el país, especialmente en el área de la extensión de los derechos sociales y políticos a los ciudadanos en general y a las llamadas minorías”.

La nueva constitución aseguraba los derechos de las mujeres, de los negros, de los indígenas, y abría espacios para otras leyes que reglamentaran y consolidasen esos derechos. Así, por ejemplo, el derecho de los descendientes de esclavos para obtener el título de propiedad de los antiguos quilombos –las comunidades fortificadas que albergaban a esclavos fugitivos, muchas de las cuales han perdurado en el tiempo– y  el derecho a redeslindar las tierras indígenas.

Podemos decir que el Brasil de hoy está dando vida a la cuestión de la autodeterminación, amparada por la Constitución de 1988. Sus principales protagonistas son las mujeres, los negros, los “quilombolas” y los indígenas.

Maria Paula Nascimento Araujo
es doctora en Ciencias Políticas y profesora de Historia Contemporánea de la Universidad Federal de Río de Janeiro, donde actúa en el programa de postgrado de Historia Social y en el Laboratório de Estudos do Tempo Presente. Realiza investigaciones sobre historia política, historia oral y memoria. Es autora de los libros A Utopia Fragmentada. Novas esquerdas no Brasil e no mundo na década de 1970 (2000) y Memórias Estudantis: da fundação da UNE aos nossos dias (2007).Traducción del portugués: Ricardo Bada
Copyright: Goethe-Institut e. V., Online-Redaktion

Carlos Marighela

Llamado al pueblo brasileño
a unirse a la lucha

De algún lugar del Brasil, me dirijo a la opinión pública del país, y en especial a los obreros, a los agricultores pobres, a los estudiantes, a los profesores, a los periodistas y a los intelectuales, a los padres y obispos, a los jóvenes y a la mujer brasileña.

Los militares tomaron el poder por la violencia en 1964 y ellos mismos abrieron el camino a la subversión. No se pueden quejar ni asombrar de que los patriotas trabajen para desalojarlos de los puestos de mando que usurparon descaradamente.

Al final, ¿qué clase de orden quieren preservar los gorilas? ¿Los asesinatos de estudiantes en la plaza pública? ¿Los fusilamientos del “escuadrón de la muerte”? ¿Las torturas y apaleamientos en el DOPS (Departamento de Orden Público y Social) y en los cuarteles militares?

El gobierno desnacionalizó el país, entregándolo a los Estados Unidos, el peor enemigo del pueblo brasileño; los norteamericanos son los dueños de las mayores extensiones de tierra del Brasil, tienen en sus manos una gran parte de la Amazonia y de nuestras riquezas minerales, incluyendo minerales atómicos.

Tienen bases de cohetes en puntos estratégicos de nuestro territorio. Los agentes de espionaje norteamericano, de la CIA, están dentro del país como en su propia casa, orientando a la policía en cacerías humanas a los patriotas brasileños y asesorando al gobierno en la represión al pueblo.

El acuerdo MEC-USAID (acuerdo entre el Ministerio de Educación y Cultura y la USAID norteamericana) viene siendo puesto en práctica por la dictadura con el propósito de aplicar en nuestro país el sistema norteamericano de enseñanza y transformar nuestra universidad en una institución del capital privado, donde solamente los ricos puedan estudiar.

Mientras tanto, no hay plazas y los estudiantes son obligados a enfrentar las balas de la policía militar disputando con la sangre el derecho a estudiar.

Para los obreros, lo que existe es la congelación salarial y el desempleo. Para los campesinos los desalojos, la ocupación ilegal de tierras, los arriendos extorsivos. Para los nordestinos, el hambre, la miseria y la enfermedad.

No existe libertad en el país. La censura es ejercida para cohibir la actividad intelectual.

La persecución religiosa crece día a día, los sacerdotes son arrestados y expulsados del país, los obispos agredidos y amenazados.

La inflación prosigue desenfrenada. Hay demasiado dinero en poder de los grandes capitalistas, mientras es cada día más escaso en las manos de los trabajadores. Nunca pagamos tan caro los alquileres y por los artículos de primera necesidad, con los salarios tan bajos y cada vez más reducidos.

La corrupción campea en el gobierno. No hay que extrañarse de que los mayores corruptos del país sean ministros y oficiales de las fuerzas armadas. Miembros del gobierno viven como príncipes practicando el contrabando y el robo; sin embargo, a los empleados públicos no se les concede más que un miserable 20% de aumento.

Ante el escandaloso alud de mentiras y acusaciones terriblemente injuriosas sacadas contra mi, no tengo otra actitud a tomar sino, 1a de responder a balazos al gobierno y a sus asquerosas fuerzas polcíacas empeñadas en mi captura, vivo o muerto.

Ahora no será como en el 64, cuando estaba desarmado y la policía disparó sin que pudiera pagar con la misma moneda.

Las organizaciones ultraderechistas asaltan, tiran bombas, matan,
secuestran. Sin embargo, nadie tiene conocimiento de que el gobierno esté persiguiendo a cualquiera de los asaltantes o terroristas del CCC (Comando de Caza a los Comunistas).

La dictadura dice que existe un plan subversivo y una concepción de políticos privados de sus derechos para derrocar al gobierno. Y haciendo una cacería de brujas, busca encarnizadamente el comando de la subversión. Pero, el comando de la subversión está en el descontento popular, pues nadie puede aguantar más tal gobierno.

El movimierto que tanto pavor produce en los gorilas surge de abajo hacia arriba. No viene de los políticos privados de sus derechos sino de las entrañas de un pueblo descontento, decidido ahora a recurrir a la fuerza de las masas, para su unidad y organización.

No derrocaremos a la dictadura a través de cuartelazos, ni de elecciones, redemocratizaciones u otras panaceas de la oposición burguesa consentida

No creemos en un parlamento conforme y sumiso, mantenido con el beneplácito de la dictadura y dispuesto a ceder en todo, para que los diputados y senadores puedan sobrevivir con sus subsidios.

No creemos en la solución pacifica. Las condiciones para la violencia nada tienen de artificiales y están creadas en el Brasil desde que la dictadura se impuso por la fuerza.

Violencia contra violencia. Y la única salida es hacer lo que estamos haciendo: utilizar la violencia contra los que tuvieron la primacía de usarla para perjudicar los intereses de la patria y de las masas populares.

La violencia que anunciamos, defendernos y organizarnos, es la de lucha armada del pueblo, concebida como guerrilla.

Los gorilas piensan que la muerte del Che en Bolivia significó el fin de la guerrilla. Al contrario, inspiradas en el desprendido ejemplo del guerrillero heroico proseguimos en el Brasil su lucha patriótica, trabajando junto a nuestro pueblo con la certeza en la frente. y la historia a nuestro favor.

Lo que ocurre en nuestro país es un vasto movimiento de resistencia contra la dictadura. Y, de dentro de él irrumpieron las operaciones y tácticas guerrilleras. Y aceptando el honroso título de “enemigo público número uno” que me fue otorgado por el gobierno gorila, asumo la responsabilidad por el irrumpir de tales operaciones y tácticas guerrilleras.

¿ Quién desencadenará los ataques venideros, dónde. cómo y cuándo serán desencadenados ? Esto es un secreto de la guerrilla, que el enemigo en vano tratará de saber.

La iniciativa revolucionaria está en nuestras manos. Ya pasamos a la acción.

Nada más vamos a esperar.

Los gorilas se quedarán en un laberinto oscuro hasta que sean obligados a transformar la situación política en una situación militar.

Al desencadenar la revolución popular, utilizando tácticas guerrilleras, tenemos como objetivo organizar la guerra justa y necesaria total del pueblo brasileño contra sus enemigos. La guerra revolucionaria en e Brasil es una guerra larga y no una conspiración. Su historia se escribe ya con la sangre de los estudiantes en las calles y en las prisiones donde los patriotas sor torturados y aniquilados, en la acción de los sacerdotes perseguidos, en las huelgas de los obreros, en la represión a los campesinos, en las luchas de las áreas rurales y de los grandes centros urbanos, envueltos en la violencia.

El destino de las guerrillas está en las manos de los grupos revolucionarios y en la aceptación, apoyo, simpatía y participación directa o indirecta de todo el pueblo. Para eso, los grupos revolucionarios deben unirse en la acción, de abajo a arriba.

Los revolucionarios de todos los matices y de cualquier filiación partidaria, donde quiera que se encuentren, deben proseguir en la lucha y crear puntos de apoyo para la guerrilla. Una vez que el deber de todo revolucionario es hacer la revolución, no pedimos permiso a nadie para practicar actos revolucionarios y solamente tenemos compromisos con la revolución.

La experiencia reciente de las luchas de nuestro pueblo nos demuestran que el Brasil entró en una fase de tácticas guerrilleras y acciones armadas de todos los tipos, ataques de sorpresa y emboscadas, capturas de armas, actos de protesta y sabotaje. Manifestaciones de masas, mítines relámpagos, manifestaciones estudiantiles, huelgas, ocupaciones, secuestros de policías y gorilas para cambiarlos per presos políticos.

El principio táctico que debemos seguir ahora es distribuir las fuerzas revolucionarias para intensificar esas formas de lucha. Más adelante debemos concentrar las fuerzas revolucionarias para realizar operaciones de maniobras.

En el área rural o urbana, dentro de los caminos a escoger por los revolucionarios existen tres grande opciones: actuar en el frente guerrillero; en el frente de las masas o en la red de sustentación.

En cualquiera de estos frentes, es necesario que el trabajo sea clandestino, hay que organizar grupos secretos, mantener la vigilancia contra la infiltración policíaca, castigar con la muerte a los delatores, espías y batidores, no dejando que se filtre ninguna información al enemigo.

Sea cual sea la situación es necesario tener armas y municiones, aumentar la potencia de fuego de los revolucionarios y utilizarlas con acierto, decisión y rapidez, incluso en pequeñas acciones como la distribución de boletines y pinturas murales.

Entre algunas de las medidas populares previstas para que sean aplicadas inapelablemente con la victoria de la revolución ejecutaremos las siguientes:

– Aboliremos los privilegios y la censura.

– Estableceremos la libertad de creación y la libertad religiosa.

– Libertaremos todos los presos políticos y los condenados por la actual dictadura.

– Eliminaremos la policía política, el SNI (Servicio Nacional de Información), el CELIMAR (Servicio Secreto de la Marina) y los demás órganos de la represión policíaca.

– Después de juicio público sumario llevaremos al paredón a los agentes de la CIA encontrados en el país y a los agentes policiales responsables de torturas, apaleamientos, tiros y fusilamientos de presos.

– Expulsaremos a los norteamericanos del país y confiscaremos sus propiedades, incluyendo las empresas, bancos y tierras.

– Confiscaremos las empresas de capital privado nacional que colaboran con los norteamericanos y que se opusieron a la revolución.

Tornaremos efectivo el monopolio estatal de cambio, comercio exterior, riquezas minerales, comunicaciones y servicios fundamentales.

– Confiscaremos la propiedad latifundista, terminando con el monopolio de la tierra, garantizando títulos de propiedad a los agricultores que trabajen la tierra, extinguiendo las formas de explotación como la media, la tercera parte, los arriendos. El fuero, el vale, el “barracón” (esclavitud agraria), los desalojos y la acción de los “grilheiros” (usurpadores de tierras) y castigando a todos los responsables por crímenes contra los campesinos.

– Confiscaremos todas las fortunas ilícitas de los grandes capitalistas y explotadores del pueblo.

– Eliminaremos la corrupción.

– Serán garantizados empleos a todos los trabajadores y a las mujeres, terminando con el desempleo y el subempleo y aplicando la consigna: “De cada uno de acuerdo con su capacidad; a cada uno de acuerdo con su trabajo”.

– Extinguiremos la actual legislación del inquilinato, eliminando los desalojos y reduciendo los alquileres, para proteger los intereses de los inquilinos, así como crearemos condiciones materiales para la adquisición de casa propia.

– Reformaremos todo el sistema de educación, eliminando el acuerdo MEC-USAID y cualquier vestigio de la intromisión norteamericana, para dar a la enseñanza brasileña el sentido exigido por las necesidades de la liberación de nuestro pueblo y su desarrollo independiente.

– Daremos expansión a la investigación científica.

– Retiraremos al Brasil de la condición de satélite de la política externa norteamericana para que seamos independientes, siguiendo una línea de nítido apoyo a los pueblos subdesarrollados y en la lucha contra el colonialismo.

Todas esas medidas serán sustentadas por la alianza armada de obreros, campesinos y estudiantes, de donde surgirá el ejército revolucionario de liberación nacional, del cual la guerrilla es el embrión.

Estamos en los umbrales de una nueva época en el Brasil, que marcará la transformación radical de nuestra sociedad y la valorización de la mujer y del hombre brasileños.

Luchamos por conquistar el poder y por la sustitución de la maquinaria. burocrática y militar del estado por el pueblo armado. El gobierno popular-revolucionario será el gran objetivo de nuestra estrategia.

Odio a muerte a los imperialistas norteamericanos.

Abajo la dictadura militar.

Viva el Che Guevara.

Carlos MARIGHELA
Brasil, diciembre de 1968


Escrito: Diciembre, 1968.
Primera Edición: Revista Marcha, 7 de Febrero de 1969.
Esta Edición: Marxists Internet Archive, 2000.

Anuncios

5 comentarios

  1. I am in accordance completely

  2. That’s very instructional writing!!

  3. This definitely makes perfect sense!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: