La madurez Chilena: Bachelet muy querida (80% positivo) pero, gana la derecha…

x www.radiopasillo.wordpress.com

x www.radiopasillo.wordpress.com

Desde aquí hemos dicho muchas veces que nadie está exento de masticar vidrio.

La cuestión es no tragarlo.

Se puede ser correcto. Se puede trasmitir enficiencia. Se puede ser impecable en lo discursivo.

Pero, resulta que en Chile (Chile según los Chilenos) hay que arreglar los problemas.

Y la concertación, hace 20 años que gobierna sin resultado en temas sencibles para los mismos chilenos como la salud, la educación, la inversión, el desarrollo, el salario y la marginalidad.

Resulta que en Chile se piensa mas en los problemas e intereses reales y no tanto en las campañas y discursos (impecables, vale destacar, sin ninguna agresión)

Parece que los chilenos saben discriminar lo “aparente” de lo real. Saber las necesidades concretas, en vez de preocuparse por “construir el relato” (el verso) ladriprogresista, o hablar mal del “yuyo” u otras cosas que nos averguenzan profundamente como Nación…

La educación no funciona en Chile, como los chilenos parecen querer (aún siendo mejor aquella educación actual de Chile, que la africanizada y anarquizada educación Argentina)

No hay logros en transporte.En Chile el gobierno socialista de Bachelet decidió no trasferir a los empresarios miles de millones de dólares, pero tampoco funciona el trasporte, los Chilenos propugnan mas inversiones, planificación y control: años luz de nuestro sistema (casi destruido) hipesubsidiado, Rodriguizadas las tarifas, 0 inversión, osea vamos al “NO SERVICIO”

Para los Chilenos no satisfacen los parámetros de inversión, ni se logran  avances en la batalla por derrotar la marginalidad estructural (siempre indicadores mejores que la Argentina) ello en  un pais infinitamente mas pobre que el nuestro, Chile hace 50 años consumía 6 gramos de carne diaria per cápita, crudo síntoma de la pobreza estructural del “roto” Chileno -2-)

Dicen que hasta los últimos instantes, en el Senado Romano, se escucharon loas a Julio César, para luego pasar a los pasos perdidos y asestarle, concreta y certeramente, las puñaladas correspondientes la Maximus Pontiifex.

Son ejemplos.

x critica digital.com -1-

La última estrella de la Concertación chilena

La gestión de la crisis económica y sus políticas sociales la convirtieron en la presidenta más popular de la historia chilena. La líder socialista no descarta ser candidata en 2014.

Con una popularidad altísima al fin de su gestión, la presidenta Michelle Bachelet no ha sabido asegurar a su hijo político Eduardo Frei que podrá sucederla como primer mandatario de la Concertación de partidos de centro-izquierdas cuando la democracia chilena entra en su tercera década. El éxito presidencial, de casi un 80% según las estadísticas más voluntariosas, no transfiere votos. Esto es una paradoja, pero existen algunas explicaciones. Una de las más convincentes es que ofrece el analista político Tomás Mosciatti: como en Chile no hay reelección, es gratis alabar al presidente saliente. Y hasta la oposición de derechas aprendió que hay en ello más votos de ganar que de perder.

Una funcionaria de Imagen de Chile cuenta a Crítica de la Argentina que en las elecciones anteriores, cuando Bachelet triunfó en segunda vuelta el 15 de enero de 2006 sobre quien todas las encuestas anticipan que ineluctablemente será en 2010 el próximo presidente – el megamagnate dueño de LAN Chile Sebastián Piñera-, el cuñado de ella era el ministro que debía dar a conocer los sucesivos partes de los resultados electorales desde el centro de cómputos nacional. “Y si salgo con corbata roja a leer la segunda vez, como yo veo en mis pantallas los datos que no puedo leer, ya sabes que la Michelle ganó”, le había anticipado.

Desde aquel enero, los años, y el ánimo de los chilenos, fueron al principio duros para la sucesora de Ricardo Lagos.“Ya van a ver que llora, ya van a ver que se quiebra”, eran frases repetidas en la sociedad y en los medios. En algunos momentos, como en el caos de huelgas estudiantiles por las reformas a las leyes de Educación y los fracasos del plan de transporte integrado capitalino –el Transantiago-, efectivamente pudo parecer que la presidenta se veía excedida por las circunstancias. A los dos años, su imagen, cimentada sobre su gestión, ya era óptima. El primero en verlo fue el líder de la oposición, Joaquín Lavín, el que dijo antes que nadie “soy un bacheletista aliancista”. En ese momento, fue muy criticado desde la derecha. Lavín, un político católico de carrera, era un adelantado, pero la política chilena no siempre los quiere: la oposición de derecha prefirió llevar a Piñera como su candidato, para que, si no le pudo ganar a Bachelet, sí le gane su sucesor designado, Eduardo Frei Montalva.

En una fiesta que podría ser la última de la Concertación, ofrecida a la prensa extranjera (donde estuvo Crítica de la Argentina), el canciller Mariano Fernández brinda con escepticismo en Santiago para que, dice, las elecciones del domingo nos hagan felices a todos. “Y si no nos hacen felices –cierra el jefe de la diplomacia chilena-, el lunes no estaré disponible para declaraciones”. El canciller levanta una copa de Chardonnay chileno. En la carta hay también un Pinot Noir, también debidamente chileno, de un valle del norte del país.

La Cancillería es el ex hotel Carrera: detrás del canciller está la terraza con piscina, donde antes desfilaban todos los años, puntuales, las mejores debutantes. El canciller chileno, esa misma mañana, parecía ignorar que la Constitución hondureña de 1982 (la “peor Constitución del mundo”, según el Premio Nobel costarricense Óscar Arias), no prevé el impeachment, pero, afirman en la cancillería, es “el mejor sommelier del mundo”. “¿Dice quién?” “La mejor revista de vinos del mundo, Chilean Wines”, dice un periodista extranjero. A la mejor presidenta del mundo, Michelle Bachelet, le ha costado asegurar que su legado sea electoralmente fructífero para su partido.

La candidatura de Sebastián Piñera goza de excelente salud

Como si se tratara de una publicidad de agua mineral o yogur descremado, el candidato de la derecha, Sebastián Piñera, se mostró la tarde del viernes rodeado de jóvenes saludables en una jornada al aire libre en Santiago. El empresario anduvo en bicicleta, montó a caballo y hasta navegó en un bote a pedal. Las encuestas le auguran para este domingo un triunfo con el 44% de los votos.

-1-

http://www.criticadigital.com/impresa/index.php?secc=nota&nid=35365

-2-

Roto: Barbarismo/costumbrismo Chileno: persona muy humilde, marginal, homeless.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: