4 millones, no come. La única verdad, es la realidad.

KIRCHNER IMPRESENTABLE

http://www.radiopasillo.wordpress.com

¿Después de 6 años de gobierno, levantando los derechos humanos, esto no es un delito de lesa humanidad?

Desde 2003 Néstor, que es Carlos (nunca olvidar) Kirchner repite a quien se lo pregunte que el jamás otorgará planes sociales universales.

leer más

x http://www.radiopasillo.wordpress.com

Él (y su “Elegida”), prefieren la lista y el puntero, el control, la compra de voluntades, a través de la red de punteros políticos.

Culpable de la continuación de políticas liberales que no han terminado con los VERDADEROS MONOPOLIOS FORMADORES DE PRECIOS, como el monopolio del acero, el aluminio, el petroleo (ya es del club) los hipermercados, los concentradores de productos frescos (leche: la serenisima), pollos (Domenech y los “8 grandes”) aceite (Aceitera dehesa del Senador K Urquía) etc.

Kirchner sabe que su verdadera “fuga hacia adelante” es pertenercer. Pertenecer al “Club de los poderosos, los monopólicos, los controladores de mercado”

Y ahí va con sus “capitalistas amigos”, Midlin, Ezquenazi, Cristobal Lopez, tienen parte de Repsol, y van por otro 10%. Quieren ganarle la pulseada a Telecom Italia, y quedársela; arrancarle a Clarín no solo su poder objetivo, en un país hipermediático, sino sus “boliches”…

Kirchner ama el monopolio. El monopolio político. Su obcesión son los “armados rivales”. Por eso está Balestrini, como sombra de Scioli. Por eso defenestra a Solá y Schiaretti le saca todo lo que puede, para controlar a de la Sota. Por eso teme de Reutemann, aunque éste tendría sus propias limitaciones.

Y tiembla cuando habla duhalde.

Pero, todo esto podría ser discutible. LO QUE NO SE PUEDE DISCUTIR ES LA PERDURACIÓN MENEMISTA DEL HAMBRE

Muchos derechos humanos, mucha charlatanería, pero el 50% de la población tienen grandes problemas de empleo, el 40% es pobre y el 10% es indigente y tiene HAMBRE, osea no morfa…

Todo esto se dá en un contexto de desgobierno. Dias atrás se supo que terminar Atucha II costará $ 1.200 millones en vez de $ 900 por el retraso de las obras. ¿A que se debe este retraso? Se debe a “reasignaciones de partidas” de los años 2008 y 2009… Faltaban 445 millones para terminar en 2008. Hoy, faltan (se tiraron a la basura) 745 millones…

El futbol saldrá $600 millones POR TORNEO!!! (osea, $1.200, cosa que pocos dicen)

¿Que opinarán los 4 millones de INDIGENTES, de los de los 300 millones malgastados, y los 600 millones por cada torneo de futbol PROFESIONAL… (ni siquiera se fomenta el deporte amateur…)

Vean este informe impactante:

x Criticadigital -1-

Hay 4 millones de argentinos con hambre

El INDEC realizó por última vez en 2004 una medición nacional sobre la nutrición de niños y mujeres embarazadas. Informes de organismos independientes sostienen que el 10% de la población no come lo suficiente. No alcanzan los planes sociales.

Al menos 4 millones de personas pasan hambre en la Argentina. El 10% de los habitantes del país se levanta cada mañana sin saber si podrá conseguir o no algo para comer y compartir con su familia. La cifra corresponde a datos brindados por distintos organismos independientes, quienes realizaron sus propios relevamientos en todo el territorio nacional, dado que el último estudio oficial sobre la cuestión se hizo hace cinco años.

En 2004, el por entonces aún respetado INDEC elaboró una encuesta nacional de nutrición sobre niños y embarazadas, en la que revelaba que 1.861.831 menores no tenían recursos para satisfacer sus necesidades básicas. En 2009, las versiones extraoficiales no dudan en afirman que esa cifra, como mínimo, ya se duplicó.

“Cuando uno gasta en comida más del 30% de lo que gana, está pasando hambre. En este país hay más de 4 millones de niños –sólo niños– con necesidades básicas insatisfechas. Hay 45 mil familias miserables”, asegura a Crítica de la Argentina Abel Albino, titular de Red Conin, una ONG que lucha contra la desnutrición infantil.

Según la última medición del INDEC, el 4% de la población argentina –cerca de 1,6 millones de habitantes– no dispone de dinero suficiente para acceder a una alimentación mínima. Según el organismo, el porcentaje es menor al del año pasado, cuando registró de 5,1% de indigentes.

Por fuera del método de medición oficial, cada año la Comisión Técnica del INDEC, integrada por la Junta Interna del gremio ATE, junto al grupo de trabajo del diputado Claudio Lozano, hace un cálculo estimativo de la pobreza, a partir de los números de inflación que aporta la Universidad de Buenos Aires. Los datos de diciembre de 2008 revelaron que 13.414.179 de personas viven en la Argentina en situación de pobreza y 5.918.738 “directamente pasan hambre”. El estudio que encabeza el diputado analiza que “es necesario realizar estimaciones acerca del valor de la canasta básica total y la de alimentos, para luego inferir la estructura de ingresos a partir de las últimas bases de datos confiables publicadas por el INDEC”.

Cynthia Pok, una trabajadora del INDEC que fue desplazada de la dirección de la Encuesta Permanente de Hogares, no se anima a hacer su propia estimación porque considera que para eso habría que recomponer el organismo, pero sí analiza: “Desconocer la realidad también es hacer política. Si las cifras indican que bajó la indigencia, se cortan presupuestos para comedores infantiles. Los pobres son los primeros perjudicados con el ocultamiento de los índices reales”.

Fátima Núñez, coordinadora del centro infantil de la Fundación Che Pibe, en la bonaerense Villa Fiorito, coincide con esa visión: “Cada vez hay más hambre porque hay menos atención para los que la necesitan”.

Desde 2004, el Observatorio de la Deuda Social Argentina de la Universidad Católica (UCA) realiza todos los años una encuesta a nivel urbano –sólo en las principales ciudades del país– para identificar la población con riesgo alimentario severo, es decir, el porcentaje de hogares en los que alguno o varios miembros hayan experimentado hambre en reiteradas ocasiones durante el último año. En 2009, la cifra de hogares afectados es de 7,2% –cerca de 3 millones de personas–, mientras que en 2008 el porcentaje era de 4,7 –menos de 2 millones–. “Estos datos muestran que, hasta el momento, las políticas sociales no fueron capaces de contener a estos segmentos, contrarrestando los efectos de la crisis económica”, reflexiona Agustín Salvia, director del Observatorio.

ARGENTINA Y EL MUNDO. Hace menos de un mes el Programa Mundial de Alimentos (PMA) advirtió que el número de personas que pasa hambre en todo el mundo en 2009 llegó a superar los mil millones, por primera vez en la historia. “Este año tenemos más personas hambrientas que nunca”, describió Josette Sheeran, directora del PMA, y advirtió: “Muchas personas se despiertan y no cuentan ni con un plato de comida”.

De vuelta en la Argentina, Albino, de Red Conin, se pregunta: “¿Cómo es posible que en uno de los países más ricos del planeta haya gente analfabeta que viva como en la edad de piedra, con pisos de tierra, cocinando con leña y sin agua?”. Y concluyó: “Para mí, que una sola persona se esté muriendo de hambre, ya es mucho”.

OPINIÓN

Un problema de todos
Juan Carr (Titular de Red Solidaria y miembro del Foro Mundial de Altos Expertos en la Lucha contra el Hambre, en Roma)

La comunidad argentina es muy solidaria, por un lado, pero, por el otro, no mira ni presta atención. Si no se preocupan todos los habitantes, los gobiernos no reaccionan. Nadie sabe dónde están esos hambrientos. Alguien tiene que preocuparse por ubicarlos porque, si no, ¿cómo les van a dar de comer?

A muchos de nosotros no nos cuesta nada alimentar a una persona que tiene hambre. Hay que descubrir dónde está el que necesita ayuda y no todo el mundo se pone a buscarlo.

Tenemos que ayudar al objetivo de llegar a 2020 con hambre cero. Estamos a tiempo y hay mucho por hacer. El egoísmo hace que los alimentos no se distribuyan, y eso no es sólo un tema del Estado ni del ámbito privado, sino un problema de la comunidad.

Si los argentinos ponemos una foto de un chico desnutrido, el país entero llama para colaborar. Pero hay pobres invisibles. Somos emocionales y nuestro gesto solidario dura hasta que esa foto del chico desaparece. No logramos mantener el compromiso en el tiempo.

-1-

http://www.criticadigital.com.ar/impresa/index.php?secc=nota&nid=32264

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: