“Kirchner cometió el error estratégico de apostar a Macri”

El ex jefe de Gobierno Jorge Telerman, afirma que su sucesor es un opositor construido a medida por el kirchnerismo. “Pensaron que siempre le iban a ganar y al final terminaron derrotados”, afirma. En una entrevista a fondo con LPO, no ahorra críticas a la actual gestión porteña, a Daniel Filmus y se burla de “la moda” del diálogo. Aunque aclara: “Por supuesto es preferible una decadencia conversada a lo Bizancio que una decadencia a lo Nerón, incendiando todo”

LaPoliticaOnLine -1-

Ni bien La Política Online llega a las oficinas de Jorge Telerman en La Trastienda (una enorme casona al lado del reconocido bar y teatro), al “pelado” se lo ve distendido, alejado del día a día que suponía su labor como jefe comunal.

Sin haber sido candidato, habla tranquilo con más soltura y lejos de la arena política que tanto desgasta hasta a los dirigentes más experimentados.

Como para no perder su impronta sofisticada, el ex jefe de gobierno elige música “afrancesada”, en sus propias palabras, para acompañar una larga entrevista en la que ahondará sobre la crisis política del país y la falta de liderazgos horizontales que no sean producto del marketing o los personalismos. Obviamente, habrá lugar para Kirchner, Alberto Fernández y Daniel Filmus, así como Aníbal Ibarra y Mauricio Macri.

Con una vestimenta informal, se asombra ante la presencia de un fotógrafo y se excusa por haber llegado a la nota sin ropa acorde al tono de las preguntas.

Antes de empezar, habla de las nuevas tecnologías con naturalidad y pregunta por un nuevo programa que “traduce” la voz a texto. Es asiduo usuario de Facebook y fue uno de los primeros políticos en mantener un contacto directo a través de su blog.

En su pequeño escritorio yace, por supuesto, una laptop bien custodiada por Cd´s de géneros varios y alguna factura de servicios públicos.

Se sienta cómodo sobre un sillón azul y se larga a hablar con la fluidez que tenía en sus años de periodista o, años más tarde, cuando debatía como candidato en la ciudad.

Cuida y hace gala de las palabras que utiliza, y despliega una cultura poco frecuente en la política porteña que se evidencia en las citas a grandes literatos o frases clásicas de la filosofía moderna. Prende un cigarrillo rápido, da una pitada y arranca.

¿Cómo ve al distrito, después de la derrota del kirchnerismo en manos del PRO?

Kirchner está cayendo en el error estratégico que cometió. En las épocas de bonanza imaginó un país cuyo sistema político estaba dividido de manera distinta a la tradicional, con un gran frente de centro izquierda y uno de centro derecha con Macri. El asunto es que esto lo imaginaba en épocas en las que siempre le iba a ganar a Macri. Creía que lo mejor que le podía pasar era tener un jefe de la oposición claramente cristalizado en la centro derecha, y él como representante de la centro izquierda. De allí los elogios que en off le prodigaba a Macri, y de allí lo que no cabía duda en 2007 y ahora se hace más evidente, la decisión de que Macri sea jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires.

Es decir que Kirchner termina posibilitando el acceso al poder del PRO que ahora lo derrotó…

Lo dije en su momento. No era un asunto de campaña. Y los hechos posteriores lo siguieron demostrando. Necesitaba que ese líder de centro derecha tuviese un lugar de acción, que es la ciudad de Buenos Aires. Este error estratégico es una de las cosas que está sepultando los sueños de Kirchner. Hoy, aún en la debilidad, intenta desde los escombros de esa idea que cayó puede reconstruir algo que, además a Macri le conviene y lo ayuda.

Sin embargo, esta idea de dos polos de centro izquierda y centro derecha fue dinamitada hacia 2008 cuando el propio Kirchner toma las riendas del PJ, prácticamente termina con la transversalidad y se recuesta sobre los barones del conurbano y la CGT…

Es que siempre me pareció que esta idea de centro izquierda y centro derecha era una manera de estructurar el sistema político alrededor de él, no es de orden ideológico. Lo que siempre a ha habido en Kirchner, y es el elemento que nos ha generado la necesidad de marcar distancia, es su idea egocéntrica de la política. Lo que siempre hubo es una intención de concentración del poder político.

Con la bandera de la centro izquierda…

Con la que le resulta más conveniente, sin duda. Quizás esa le resulte más simpática que otra. Por eso, no son muchas de sus medidas de gobierno las que nos alejan del kirchnerismo, sino sus concepciones políticas. No es pensar que la jubilación tiene que volver al Estado, en eso estamos de acuerdo; es cómo se concibe la política. Y Kirchner la concibe como un movimiento que gira alrededor de él. Y esto fue aceptado por el resto de la sociedad política. En 2007 cuando decide que Cristina sea candidata, y no sólo los cuerpos colegiados del PJ, aún la oposición estuvo de acuerdo por razones absolutamente mezquinas: pensaban que quizás así podrían llegar a segunda vuelta. En ese momento Kirchner tenía índices de popularidad más altos. Cuando en los reportajes decía que ya iba a decidir si era “pingüino o pingüino”, todo el mundo asentía con humor. A nadie le importaba la falta de virtud republicana y democrática que estaba detrás de esa concepción. Luego nos rasgamos las vestiduras…

¿Y no fue mezquino su caso en 2007? Lo digo, por ejemplo, que no haya aparecido más cerca de Carrió durante la campaña. Parecían dos campañas distintas por mero cálculo electoral también…

Sí… debo reconocerlo pasado el tiempo. Fueron acuerdos políticos más apurados por las condiciones políticas de ese momento, que por el desarrollo natural de acercamientos. No fue hipócrita, pero fue apurado. Y, desde nuestro caso, quizás fue forzado por la guerra abierta que el gobierno nacional nos estaba haciendo en todo sentido. Desde las cosas que se decían, lo que hacía Alberto Fernández, las movidas judiciales, el intento de que se vayan los ministros… Y cuestiones simbólicas importantes: nunca Kirchner aceptó recibirme siendo jefe de gobierno y él presidente por una cuestión institucional.

La pelea con Alberto

¿Qué rol jugó Alberto Fernández en este proceso?

El odio irracional de Alberto Fernández hacia mí, que francamente nunca me importó en términos personales, era funcional a una decisión política de Kirchner. Y un sector del kirchnerismo repetía “y bueno, es un asunto de Alberto Fernández, no es un problema nuestro”. Pero había una decisión: la voluntad de Kirchner de que Macri sea jefe de la oposición. No había que hacerlo perder a Telerman porque caía mal Telerman. Eso era Alberto Fernández. Y era también funcional para explicar el tema para afuera y para los medios. Si hubiese sido así el asunto se zanjaba muy rápidamente.

¿Le ofrecieron ser secretario de Cultura el año pasado?

(Titubea como sorprendido) Lo que hubo el año pasado fueron acercamientos de parte de algunos compañeros que nunca se tradujeron en ofrecimientos concretos porque siempre hubo de mi parte una marcación terminante de diferencias con el gobierno.

¿Volvió a hablar con Kirchner, en especial para estas últimas elecciones? ¿Se reunió con él?

No existió una reunión. No sé de dónde salió el rumor. Sí, reconozco que no fue un invento ya que muchos periodistas me lo preguntaron. No me reuní con Kirchner pero hubo acercamientos muy cordiales con gente del kirchnerismo pero no terminaron en ningún ofrecimiento porque se encontraron de mí parte con la negativa a pertenecer a ese espacio.

Macri y la gestión

¿Qué opina de la gestión de Macri?

A mí no me asombró la mala gestión. Por conocerlo, sobre todo en esas reuniones de la transición… En principio nunca vi los famosos equipos técnicos. Es más conocí a mucha de la gente que lo iba a acompañar y su desconocimiento del funcionamiento del Estado era alarmante. Y además tampoco aparecían ideas. Entonces, la gestión es producto de la visión de ciudad que uno tiene y del conocimiento de las fuerzas políticas, económicas y sociales de la ciudad. Gobernar no es para cualquiera. Es una cuestión absolutamente compleja y que requiere un equipo técnico, una visión y una comprensión de los actores. Nada de esto tenía Macri. La gestión es mediocre. En el mejor de los casos está continuando algunas políticas. Macri jefe de gobierno es un “blef”. Por supuesto, hay cosas que están bien hechas.

¿Por ejemplo? No me diga la continuidad de sus políticas culturales… (risas)

Bueno, en ese caso no se continuaron todas. Allí hay no sólo errores sino incapacidades flagrantes. La más escandalosa es la del Teatro Colón. Y solamente el clima anti kirchnerista en la ciudad de Buenos permite pasar desapercibidas estas anomalías. La decisión de crear la Policía Metropolitana y no desguasar la Federal, está en el buen camino. Pero se torció cuando Macri le pone las prioridades: usarla para reprimir manifestaciones sociales. Y no es una responsabilidad del Fino Palacios o quien fuere. Justo en una institución que empieza de cero, es central la orientación que se le da. Y ya es incorrecta. Hay áreas que siguen bien manejadas, como el Banco Ciudad. Pero en todos lados se encuentran falencias enormes. El déficit de ejecución, sobre todo en la zona sur, es espantoso.

En el macrismo, prácticamente en todos los ministerios explicaban al comienzo de la gestión que la deuda flotante (con proveedores y contratistas) que dejó su gobierno, sumado a un desorden burocrático inédito, hicieron perder varios meses a la nueva gestión…

No. Nosotros dejamos 600 millones de deuda flotante. Todos los gobiernos tienen deudas flotantes. Eso es lógico porque se va pagando al otro año. Cuando asumí la deuda flotante era de $1.200 millones. Este año va a ser de $1800 millones. O sea que fue infinitamente menor a la que hay hoy. Los problemas que tuvieron al principio fueron producto de la ignorancia sobre cómo hacer las cosas y cómo hacer una licitación. De hecho aquellas en las que avanzaron fueron las que nosotros iniciáramos. Si fuera cierto que el problema era lo que les dejé, las obras que hubieran avanzado serían las que ellos comenzaron. Pero no, las que ahora tienen para mostrar son las que licitamos nosotros. Por ejemplo el Maldonado, Puente La Noria, subtes, el Hospital de Lugano, que lo convirtieron en una salita de primeros auxilios….

El PJ, Filmus y Alberto

¿Cómo vio el inicio del diálogo por parte del gobierno porteño con la reunión con Filmus?

Macri empezó el diálogo por quien no tiene representatividad partidaria ni tiene un trabajo importante sobre la ciudad. En estos tiempos Filmus en la senaduría no ha llevado un solo tema relevante de la ciudad. Y además viene de una derrota electoral enorme. Digo, si querían llamar a alguien hubiesen convocado a Proyecto Sur o a la Coalición Cívica. Se continúa este proceso al que hacía mención cuando hablaba de Kirchner, en el que se siente cómodo también Macri. El kirchnerismo ha hecho mucho más por posicionar a Macri como eventual “presidenciable”, que sus propias virtudes como político.

¿Y Filmus no habló también en nombre del PJ?

No hablo con Filmus. Pero no fue representando a nadie más que a sí mismo.

¿Y no cree que lo de Filmus demuestra que el liderazgo de Alberto Fernández en la ciudad está agonizando?

Nunca hubo un liderazgo de Alberto Fernández en la ciudad. Durante mucho tiempo hubo una delegación del poder de Kirchner en él. No hubo liderazgo porque no es un líder político. Ha sido un ministro muy importante del kirchnerismo y el responsable de muchas de las cosas siniestras del kirchnerismo, que inclusive él mismo señala como malas (se ríe burlonamente). Cosas malas que lo tuvieron como responsable. Tuvo el poder delegado durante mucho tiempo. Pero un líder es el que se legitima en las elecciones. Alberto Fernández siempre ha huido como de la peste a ser candidato. El único liderazgo es el que se corrobora o se legitima con la bendición del afiliado o del ciudadano. No del príncipe.

Usted está regresando el PJ porteño, ¿qué tiene en mente para el peronismo en la ciudad?

El peronismo está un paso atrás del radicalismo, cuya organización parece más homogénea en cuanto a elección de autoridades, candidatos y con muchas discusiones semi resueltas. En principio hay un peronismo que está creciendo pero que no se identifica con el kirchnerismo. Y una dificultad que siempre tuvo el kirchnerismo de ser parte de un todo. El kirchnerismo siempre ha necesitado ser el “todo del todo”. Primero hay que definir si será una línea interna o el mandamás del partido. Luego, definir la forma en que se dirime la elección de contenidos, mucho antes que la de autoridades y candidatos. Por eso, entre Cobos, Carrió, Morales, Terragno, López Murphy hay matices aunque uno puede decir que son líneas internas de un mismo partido. En este sentido están más ordenados, no se ven allí universos ideológico–políticos tan distantes.

En el peronismo no se puede hablar de líneas internas, sino de partidos políticos distintos. Hay quienes no abandonan la idea de que el peronismo pueda ser representado por Macri. Pero el partido justicialista no pueden ser la plataforma por la cual alguien llega al poder. Quiero decir, puede ser, pero seguirá siendo, como hasta ahora, la decadencia de un país. Entonces el peronismo antes de decidir sus autoridades tiene la obligación de definir qué quiere representar ideológicamente. Macri y muchos de nosotros no somos parte del mismo partido político. Si por una pesadilla fuera posible, seríamos legión los que nos sentiríamos afuera.

¿Cómo vivió su regreso al PJ?

He vuelto a mi pasión que es reorganizar el partido. Hoy tiene una presidencia (Alberto Fernández) que, como mínimo, debería dejar de lado. He vuelto a las reuniones con compañeros que creo están en el mismo camino. Ahora quedan las acciones. En primer lugar el reconocimiento de que se requieren nuevas autoridades. Son conversaciones iniciales y daremos la pelea exigiendo las elecciones internas. El partido se debe una renovación, algunos lo llamamos un “reencuentro”, donde efectivamente entendamos que adentro pueden estar las personas que compartimos un grupo de ideas. Considero que la orientación debería ser hacia el centro izquierda con figuras como Pino (Solanas) y Proyecto Sur. Me siento cómodo con sus ideas y se lo he expresado a él. Imagino el peronismo reordenado primero y, cuando le toque armar acuerdos, buscar en fuerzas con un pensamiento nacional de centro izquierda.

¿Ve un candidato peronista en 2011?

Sí, ojalá se pueda.

¿Y usted se ve participando?

No tengo la menor idea. No es una prioridad hoy. Sí me gustaría tener un rol protagónico en la reorganización del peronismo. Luego se verá.

Ibarra y Carrió

¿Volvió a hablar con Ibarra en estos años?

Nunca. Al principio intenté. La última vez fue poco después de haber asumido. No es un tema que me importe. Me parece que él no ha vuelto a hablar con casi nadie.

¿Lo dice por el pésimo resultado en las elecciones?

Creo que ese resultado electoral es la conclusión de una personalidad. Es una personalidad lo que lo ha llevado a eso…

¿Y con Carrió volvió a hablar tras su derrota electoral? En un momento se deslizó que usted podía volver en las legislativas de este año con la Coalición Cívica…

No, no, nunca hubo esa posibilidad. Tampoco hablé con Carrió, nunca se dio. Pero, a diferencia de quien nombró recién (por Ibarra), es alguien con quien hablaría. No se dio la oportunidad. De todas maneras, no habríamos hablado de posibilidades electorales. El radicalismo ya había decidido reconstruirse y me pone muy contento, pero no entro allí.

Pero mantiene afinidad con dirigentes de la CC…

Sí. Hay mucha gente allí que quiero mucho y cuando nos vemos hay mucha calidez. Patricia Bullrich, Enrique Olivera… muchísima gente.

-1-

http://www.lapoliticaonline.com/noticias/val/59284/%E2%80%9Ckirchner-cometio-el-error-estrategico-de-apostar-a-macri.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: