PROYECCIONES: ¿El siglo XXI es el de la prosperidad, o el de George Orwell?

800px-1984_Orwell_arrows_2

“La Realidad esta ahí. Algun día será alcanzada. Por ahora, preocupémonos de la percepción de la realidad.

Es lo que decide en nuestra vida cotidiana”

A fines del siglo XIX se contaba con la seguridad de que siglo próximo no podría deparar otra cosa que la modernidad, el progreso, la prosperidad y la felicidad de una humanidad que se había exponenciado en número y bienes. Gran error. La violencia, la guerra, el individualismo, la opresión y segregación campearon de lo mas contentas.

El optimismo, nunca desdeñado por los apóstatas y apologistas, logra más adhesiones que cualquier otro discurso, en la construcción de la realidad y en la carrera del siglo XXI; creencias, con o sin sustrato real, que en definitiva son las que nos permite la continuación de nuestra existencia y escapar de la locura.

Sin embargo, algunas de las tendencias, miedos y deseos de las generaciones mas jóvenes, son al mismo tiempo formadas en la falta de pensamiento crítico y la globalidad del placer, y llevan a poner un signo de interrogación. En la nota que sigue, muy bien explotada, se insinúan algunos conceptos que se deberían profundizar considerablemente, como son el control, la dominación, la libertad, la satisfacción -como placer-,  la sensación de “soledad global” de los jóvenes, etc.

¿Porqué este pensamiento inteligente añora la libertad pero es esceptica? o mejor dicho, ¿Que grado de inteligencia guarda ese escepticismo, o como juzgarlo? ¿Es un esceptisismo moderado, como el del intelectual, o destructivo como el de “Pink” (personaje principal del film “The Wall”)

¿Percibiran los jóvenes que el “GRAN HERMANO” (y su Ministerio de la Verdad”) YA ESTÁ AHÍ Y NOSOTROS LOS CRIADOS EN LA ERA INDUSTRIAL NO LO PODEMOS VER?

LA CAJA DORADA
GRAN HERMANO, UN FENOMENO INEXPLICABLE -1-

LA CAJA DORADA
GRAN HERMANO, UN FENOMENO INEXPLICABLE -1-

El programa Gran hermano fue creado por un holandés de nombre John de Mol, quien aseguró que este fue diseñado a partir de la experiencia del proyecto científico “Biosfera 2” que fracasó. Dicho proyecto, que comenzó a gestarse en 1986 y fue desarrollado en Arizona en 1991, estaba basado en el encierro de ocho científicos durante casi dos años en una esfera de cristal de doce mil metros cuadrados, con el objeto de construir una miniatura del planeta Tierra.

x Tribuna de Periodistas

Este personaje, cuya fortuna se estima en más de 1.000 millones de euros no sólo creó los Reality show sino que también creo la famosa productora Endemol, célebre en todo el mundo. En la Argentina ha sido responsable de programas como “Kaos en la ciudad”, “Policías en acción” y “Pulsaciones”, entre otros.
El 19 de abril de 2004, de Mol decidió -junto con su socio, Joop Van den Ende (1)- vender la productora a la firma Telefónica por 174.000 millones de euros, empresa que aún no ha sido capaz de producir programas tan populares como Gran Hermano o alguna de sus baratas copias.
Una de las ideas más “brillantes” de Telefónica ha sido la creación de un nuevo Reality con un concepto no totalmente “distinto” a GH: este nuevo formato de programa se basa en encerrar a mujeres para buscar una especie de “semental” y así poder concebir un hijo. Es decir, tener un hijo pero a través de una relación meramente sexual.
Lo más elocuente del poder de John de Mol es que posee acciones en algunos de los medios más importantes del mundo, tanto de televisión como Internet. Es socio accionista de Fox kids y del portal Terra. Increíblemente, su participación en este último sitio no aparece en la respectiva página, la cual mantiene una línea positiva hacia las noticias de Gran Hermano tanto en argentina como en todo Latinoamérica. Esto se puede connotar en www.portalmix.com/granhermano donde se encuentran todos los detalles de ese programa, en todas sus versiones.
El primer Gran Hermano nació el jueves 4 de septiembre de 1997, durante una sesión en la que se aplicó  algo conocido como “Brainstorming” (torbellino de ideas) en la productora John de Mol Produkties. Formaron parte de esta reunión Patrick Scholtze, Bart Römer y su hermano Paul Römer, además del propio John de Mol. En la idea inicial, sólo seis personas convivirían en una lujosa mansión durante un año, sin competir. Aquel que resistiera los 12 meses de encierro sería premiado con 1.000.000 de florines. El nombre del proyecto fue The Gouden Kooi (La Caja Dorada) y luego fue dando pasos agigantados en todas partes del mundo. Aquí, por caso, se crearon otros formatos de Reality conocidos como Expedición Robinson, El bar, Confianza ciega, Operación triunfo, etc.
Pero a esta altura el formato original ha cambiado demasiado: el Gran Hermano 8 de EEUU está “tematizado” como Alicia en el país de las maravillas y en China el juego consiste en que seis participantes convivan por dos meses en un zoológico con monos. En el gran hermano francés la casa fue tomada por un grupo de activistas que estaban en contra de la televisión basura.
Y hay más: en EEUU la producción ha decidido que ingresen participantes con hermanos gemelos, para confundir a los propios jugadores, que suelen no distinguir quién es quién. A su vez, el formato que se adaptó en Arabia se suspendió a los diez días de comenzado por amenazas de grupos musulmanes.
Mucha gente niega ver este ciclo televisivo, seguramente para mostrarse mas “intelectual”, pero la realidad es que Gran Hermano es un fenómeno, donde mucha gente lo mira y no puede vivir sin él. Por caso, la final de la cuarta versión argentina batió un record histórico en la televisión con 50,4 puntos de rating.
Un dato interesante: se puede analizar este fenómeno desde diversos puntos de vista, filosófico, político, semiótico, religiosos, y mucho mas.

Gran hermano te vigila

El nombre Gran Hermano resulta de una novela escrita por George Orwell, en donde se describe una historia de amor en un régimen totalitario. Este  autor tiende a inmiscuirse en el tema del régimen político, más que nada en los totalitarios. Seguramente por la lamentable influencia que tuvo el nazismo en su vida, como se puede observar en otra de sus obras: Rebelión en la granja.
En esta novela, Orwell apunta a un ser superior llamado “Gran Hermano” que controla a todos lo habitantes del régimen, líder del único partido político llamado INGSOC y que aparece de vez en cuando en las telepantallas de cada habitación, en la calle o en el trabajo. Muchas de esas veces a través de propagandas políticas amenazadoras que rezan: “gran hermano te vigila”.
Nadie sabía realmente si Gran Hermano existía o era solamente un nombre para, como en todo régimen totalitario, inculcar terror. La imagen  que aparecía en las telepantallas era  un hombre robusto de larga cabellera y bigotes negros. Cada vez que su figura se veía, los ciudadanos estaban obligados a animarlo y cantar “g-hache, g-hache”, en un coro al que todos estaban obligados a participar. Gran Hermano era también el creador de todo y controlador del presente, el pasado y el futuro.
Otro de los protagonistas centrales de esta historia es un ciudadano común llamado Winston, quien a lo largo de la historia se va dando cuenta de que está viviendo en el infierno mismo, donde a los ciudadanos les “lavan” sus cerebros y donde se los mantiene con el suficiente miedo como para no pensar. De a poco, Winston se va dando cuenta de que tiene un pensamiento distinto a la otra gente, no pudiendo compartirlo con nadie.
Evidentemente, cuando Orwell bautiza a este ser superior como “Gran Hermano” trata de enunciar con su nombre que el dictador es un ciudadano común pero que está por encima de la sociedad. También se debe tener en cuenta la fuerte relación con el cristianismo debido a que, si analizamos fuentes filosóficas religiosas, podemos encontrar que en esa religión el término “hermano” representa unión, cooperación y amistad. Es decir, no importa todo lo malo que hayas hecho, lo que importa es que si sentís amor hacia tu prójimo (hacia tu hermano) serás perdonado. En este caso, si redondeamos el concepto “Gran Hermano” no aparece sólo como un líder en la casa que decide qué hacer o a quién elegir, sino también aparece como una especie de semi-dios que todo lo ve.
“La religión es el opio de los pueblos” afirmaba Carlos Marx. Sin faltar a la verdad, este autor comunista explicaba a través de esta sencilla frase la necesidad social del hombre de creer en alguien, no en algo, de tener la imagen, por más vulgar e imaginaria que sea, de un ente superior. Tener  presente que hay algo mas allá  de lo desconocido, que nos puede ayudar: dios, buda, mahoma, etc… En este caso el que ocuparía ese lugar es “Gran Hermano”.

Soledad y dictadura

Cuando hablamos de Gran Hermano debemos tener en cuenta conceptos como “soledad”, “encierro”, “control” y “censura”, que no casualmente son adjetivos que podríamos asociar con una dictadura. Existe el premio-castigo e incluso la diferencia y discriminación entre participantes, no sólo acá sino en todo los Gran Hermano del mundo. Estar encerrado no es una “experiencia inolvidable”, es algo terrible, donde el desgaste, el tiempo e incluso la salud mental están en juego. Este concepto lo explica claramente Jorge Luis Borges en Nathaniel Hawthorne, donde este singular personaje deja fluir sus sueños casi incomunicado con su familia. Solo, en su habitación, donde deja mostrar sus ideas panteístas (religión en la que un dios de fuerza vital recorre toda la naturaleza del cual el hombre forma parte).
En uno de sus relatos mas llamativos, Borges describe a Wakefield, un hombre imaginativo y un tanto maniático que, un día sale de su casa (él vive solo con su mujer) sin un destino claro y decide ausentarse un tiempo sin alguna razón; arrendará una casa cercana a la suya y vivirá solo y encerrado veinte años. Un día cualquiera vuelve a su casa como si nada describiendo esos 20 años de soledad como un mero paréntesis. En esa soledad habrá desarrollado diversos miedos que lo llevan a sentirse más seguro encerrado que libre.
El concepto clave de Gran Hermano es básico: trata de imitar un régimen totalitario, sin violencia, con un fuerte trabajo mental sobre los participantes con el fin de convencerlos de que no están solos en medio de la casa ya que esto traería consecuencias muy terribles parea el programa, como ha pasado en otras partes del mundo.
En Gran Hermano Polonia un concursante enloqueció, tuvieron que ponerle una camisa de fuerza y se subió al techo diciendo que nadie lo sacaría de ahí. En Gran Hermano de EEUU una participante fue expulsada tras ponerle un cuchillo en el cuello a otro participante. En ese mismo reality un concursante fue expulsado tras enfurecer y empezar a tirar muebles.
En la cuarta edición de Gran Hermano en España un participante fue expulsado por amenazar a su novia y a sus compañeros. En Portugal un concursante le pegó una patada en el estómago a una compañera por agredir verbalmente a su madre. Pero todo esto no le importa al espectador porque el consumismo es tan terrible que la gente necesita ver a otra persona que sufre, ríe o llora en la vida real. Ya no le alcanza con ver ficción.

“Después de todo solo somos un ladrillo en la pared” (Pink Floyd)

No llama tanto la atención ver gente por televisión encerrada en una mansión, en un edificio, en una bar o en un jaula; pero sí en una casa. Por dos motivos: una casa es habitual y común para el televidente y está creada justamente para convivir; el otro motivo es porque cuatro paredes incomunican a la gente que esta aislada. Estas paredes no sólo separan sino que bloquean al mundo interno del externo. Es el concepto que maneja  Pink Floyd en su álbum The wall (la pared) donde señalan que el peor instrumento creado por el hombre para destruir al hombre no es un arma sino una pared, porque la pared solamente fue creada para encerrar, bloquear, aislar y dividir a los hombres. Esta idea termina de confirmar el concepto base de la soledad  y sus posibles conclusiones. La soledad es un arma que encara las actitudes más desconocidas de un hombre a punto tal de dañarlo.
En la película de Pink Floyd (también llamada The Wall) aparece como protagonista principal “Pink”, una estrella de rock mentalmente traumatizada por la segunda guerra mundial, la muerte de su padre, el mundo de superestrella, la marginación y opresión en su educación primaria, etc. Todos estos factores se convierten cada uno en un ladrillo que construye una pared que lo separa del mundo externo, conduciéndose solo a un mundo de drogas y fantasías autodestructivas, a punto tal que decide suicidarse. Pero la alucinación es tal que después del suicidio se convierte en un dictador fascista, todo lo contrario a lo que era en verdad. Finalmente se celebra un juicio ficticio donde la condena es derribar el muro que lo encerraba y así poder volver a vivir una vida “normal”.
Comparando la situación de “Pink” y la situación de un participante de Gran Hermano podemos advertir que el concursante del juego, tiene algo en común que lo sobreprotege, y es que afuera de esa pared hay un mundo, gente que lo espera. Pero lo más importante que protege la actitud y la mentalidad de los participantes son los objetivos a cumplir: fama y dinero, realizar una experiencia completamente distinta a la vida monótona y rutinaria que se vive día a día. Pero la realidad es que es un camino muy largo a realizar para sacrificarse por una causa poco justificada.

Concluyendo

Hannah Arendt fue una politóloga victima del nazismo que decidió escribir sobre la clave y raíces del totalitarismo. Esta escritora realiza una exposición sobre cómo maneja un régimen  totalitario el comportamiento de un ciudadano. Formando individuos políticamente inactivos recurre a la razón del aislamiento como forma de incapacidad. Aclara Arendt la diferencia entre la soledad y el aislamiento: una persona puede estar aislada, hallarse en la situación de no poder actuar para tomar una decisión por más sencilla que sea, porque no hay nadie que actué con esta. Y puede estar sola toda persona que se sienta abandonada de toda compañía afectiva.
En este caso, el concepto que se redondea es el mismo concepto que a la gente le gusta ver. Lo admitan o no. Por ultimo me queda  repetir una frase que dijo Enrique Pinti: “cuando veo Gran Hermano me siento orgulloso de que no lo hayamos inventados los argentinos”.

Alan Videla

(1) El nombre Endemol es la conjunción del apellido de los dos fundadores: de Mol y Ende.

Fuentes:

-Wikpedia.com
-The wall- Pink Floyd (dir: Alan Parker)
-Juliangallo.com/wp-content/uploads/2007/01/gh-2007.pdf
-www2.noticiasdot.com/publicaciones/20040404/1904/noticias190404/noticias190404-21/htm
-www.ecologia-social.org/noticias.asp
-www.portalmix.com/granhermano/gh7
-Revista Viva
-J.L. Borges- Natalien Hawtorn
-H. Arendt- ideología y terro. Una nueva forma de gobierno

-1- Alan Videla para Tribuna de Periodistas

http://www.periodicotribuna.com.ar/Articulo.asp?Articulo=3123

-2-

-3-

http://es.wikipedia.org/wiki/1984_%28novela%29

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: