HARTAZGO POR LA CAMPAÑA

LA HORA DE LA GENTE
EL ELOCUENTE HARTAZGO POR LA CAMPAÑA POLÍTICA

x Tribuna de Periodistas

Ya son sólo días los que faltan para la elección legislativa, la primera gran prueba de fuego del gobierno de Cristina Fernández, y finalmente llegó la hora de la gente, la dueña del destino de los dirigentes políticos que, al fin y al cabo, viven, respiran, sobreviven o mueren por el veredicto final de los ciudadanos comunes que emitirán el domingo su voto. En estos días sí los candidatos tendrán que intentar hacer pie en la realidad. Hasta ahora se movieron en campañas virtuales, encuestas en mano, con discursos mediáticos, con estrategias y tácticas dictadas por su intuición, sus partidos o sus consultores muy bien pagos.
Hoy deben tener todos los postulantes la sensación de que de una vez por todas tendrán que animarse a mirar a los votantes a los ojos: hasta ahora no lo hicieron, prefirieron mirarse entre ellos, medirse, sólo en las altas esferas que habitan hoy quienes tienen de pequeñas hasta enormes porciones de poder. Claro que los ganará el desconcierto.
Se preguntarán muchos, los que menos contacto han tenido con los gobernados, si a la postre sus mensajes llegan, si es que elaboraron bien sus tácticas para ganar votos, si en realidad aprehendieron con claridad las inquietudes y aspiraciones de quienes tienen en sus manos sus futuros políticos. Siempre en el oficialismo medra el exceso de confianza.
Con la “vaca atada”, han sentido sus dirigentes que bastaba con un puñado de anuncios de medidas atractivas y con unos buenos golpes a los principales rivales para aceitarse el camino a la perpetuación provisoria. Ahora, se preguntarán si han calculado correctamente. Lo mismo debe estar ocurriendo hoy en los bastiones de la oposición. Por ejemplo, Francisco de Narváez se preguntará si realmente los enormes gastos en propaganda que invirtió para instalar, como lo hizo, su figura, serán suficientes para traducirse en la avalancha de votos que espera en la provincia de Buenos Aires. Hermes Binner también estará muy inquieto preguntándose si lo que va de su gestión en la provincia de Santa Fe cuenta efectivamente con la aprobación de su pueblo. Cuando gobernaba la bella ciudad de Rosario no tenía dudas: hoy lidia con algo mucho más grande y desconcertante para él. En Córdoba, el gobernador Schiaretti se interrogará también si la gran seguridad que gozaba se traducirá en un nuevo espaldarazo a su propuesta. Elisa Carrió verá ahora si sus alianzas y movidas para que ella y sus aliados obtengan el voto de la gente disconforme con el gobierno han servido para sus fines, o si sus vaivenes y discusiones con el propio acuerdo que elaboró finalmente le tallarán en contra. Margarita Stolbizer, que por fin llega al momento de presentarse en sociedad, luego de varias trastadas que el propio radicalismo le propinó, también se estará cuestionando si su mensaje caló hondo en los bonaerenses o si todavía le falta mucho camino por recorrer para hacer pie como ella desea en el principal distrito electoral del país. Julio Cobos esperará constatar si su posicionamiento como opositor aún siendo parte del Poder Ejecutivo es un hecho real o sólo un soplo de aire fresco que ya acabó. Una vez más toda la dirigencia política del país se pone a prueba, una prueba verdadera, contundente y definitiva.
Juan Perón había escrito su obra “La Hora de los Pueblos” en una época histórica que parece hoy distante en siglos. La política sufrió cambios enormes desde aquellos tiempos. Hoy los dirigentes tienen más madera de empresarios y hombres de negocios que de políticos, y esa sensación se ha ido instalando también en la mente de los gobernados.
Si antes era la corrupción la peor característica que envolvía a ciertos dirigentes políticos, hoy es el desapego de la gente real, de sus inquietudes, sus necesidades, sus miedos, sus anhelos. Los dirigentes de esta hora creen que con sólo encargar encuestas tendrán las respuestas que buscan, pero falta poco tiempo para enterarse si estaban en lo cierto, o no.
No perciben que están lidiando con personas de carne y hueso, no con títeres que manipulan a su antojo con encuestas y datos engañosos de la realidad, porque ellas son las únicas que perciben la vida tal como es.
Esta semana se sucederán cadenas de actos, de diatribas, de gestos rimbombantes. Se gastarán fortunas en el tramo final de la campaña, fortunas que bien podrían utilizarse en mejorar la calidad de vida de las personas a las que quieren atraer con sus votos en las urnas. Los dirigentes políticos tienen, periódicamente, que atravesar por el duro trance de un baño de realidad. En días, no más, tendrán que sumergirse nuevamente en las inciertas aguas. Después será historia, será otra carrera: la de las presidenciales del 2011, y mientras tanto, la gente seguirá esperando que la vuelvan a escuchar, como ocurre cada vez que es convocada a votar.

Carmen Coiro-1-
DyN

-1-

http://www.periodicotribuna.com.ar/Articulo.asp?Articulo=5427

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: