PROYECTO DE BOLETA ÚNICA: SI AL GOBIERNO NO LE GUSTA, DEBE SER BUENO…

boleta-unica

PROYECTO DE BOLETA ÚNICA SI AL GOBIERNO NO LE GUSTA, DEBE SER BUENO…

x TribunaDePeriodistas -1-

Es sabido que el Frente para la Victoria, o Néstor Kirchner, si usted prefiere, no tiene ningún tipo de miramientos a la hora de conseguir lo que se propone. Sea como sea, se debe hacer su voluntad, así en toda la Argentina como en Santa Cruz, y es evidente que frente a la posible derrota electoral que pueda sufrir en las próximas elecciones, va a utilizar todas las armas -o artilugios, sería la palabra exacta- para tratar de salir de la mejor manera posible de la contienda electoral.
También es sabido, y de público conocimiento, que en las elecciones que lanzaran a la supuesta abogada Cristina Fernández a la primera magistratura, hubieron numerosísimas anomalías antes, durante y después del acto eleccionario, muchas de ellas denunciadas por este periódico.
Pero por más que con fraude o sin fraude Cristina hubiese ganado la elección, aunque sea con el 35% real del padrón electoral, el punto es que, si fueron capaces de hacerlo en octubre de 2007, ¿por qué no pensar que lo harán nuevamente, máxime, conociéndolos un poco más que antes y sabiendo de lo que son capaces de hacer con tal de lograr sus objetivos?
Lógicamente, la oposición hizo acuso de recibo de la trapisonda pergeñada en esas elecciones y no quiere que le vuelvan a meter la mano en el bolsillo, o mejor dicho, en la urna.
Para ello, casi todo el arco opositor, conformado por La Unión Cívica Radical, la Coalición Cívica, el PRO, el Socialismo y el Movimiento Social de los Trabajadores, y con el apoyo del Justicialismo disidente, Luis Juez y Raúl Castells, presentó el proyecto de utilizar una boleta única, además de quitarle al Ministerio del Interior la facultad de organizar y controlar el escrutinio provisional y traspasarlo a la Justicia Electoral. Otro punto sobresaliente del proyecto es que se plantea que las autoridades de mesa deban ser docentes y empleados judiciales.
En cuanto a la boleta única, sería de la siguiente manera: Una por cargo a elegir, léase: una para presidente y vicepresidente, otra para senadores nacionales y otra para diputados nacionales.
Luego, para la elección de miembros de la Cámara alta sólo figurará el nombre de los dos candidatos titulares, y para la elección de los de la Cámara baja aparecerán los de los primeros tres candidatos. En ambos casos, el votante deberá marcar en un casillero a quiénes elige.
Pero -siempre hay un pero-, como no podía ser de otra manera, el FPV está en contra, y quien mejor que el -ya a esta altura del partido- tragicómico ministro Aníbal Fernández para salir a decir que el proyecto no sirve. Aseguró Fernández: “Con esta idea, la boleta tendría el tamaño de una bandera de ceremonia (…) No se hace en ningún país. Discutimos toda la vida ‘la lista sábana no’ y ahora lo que quieren hacer es una lista, no solo lista sábana, sino que ni siquiera quieren mostrar los nombres”, además de considerar que la oposición “curra” con este tema y que los dirigentes de la oposición “hablan de lo que no conocen”.
Evidentemente, el Ministro de Justicia, viniendo del Justicialismo bonaerense, habiendo sido intendente de Quilmes y Secretario de Gobierno durante la gobernación de Eduardo Duhalde conoce mucho del tema.
Es más, debería ser un experto, pero parece que no sólo desconoce temas que atañen a la realidad nacional, y que tampoco sabe. Por ejemplo, que  el dinero para imprimir las boletas que la ley determina, es entregado sistemáticamente fuera de los tiempos adecuados a los partidos, y el costo de la impresión de las mismas debe correr por cuenta de estos.
Tampoco debe saber que no todos los partidos cuentan con los mismos recursos para ello.
Otro tema que evidentemente el Ministro desconoce, es que el correo, encargado de distribuir las boletas de todos los partidos junto con las urnas, siempre se “olvida” de hacerlo para con la de algunos partidos.
También, el Ministro debe desconocer que prácticamente nunca se suspende la votación si en una mesa no hay boletas de algún partido participante del comicio; no sólo si no las hay en el comienzo de la votación porque no las llevó el correo, sino que tampoco se suspende si dichas boletas han sido robadas por algún puntero mandado a tal efecto en el transcurso de la elección.
Como seguramente tampoco estará al tanto de que la impresión previa de las boletas, una vez aprobadas por la justicia electoral, facilita luego el extendido método del “voto cadena” por el cual se obliga -con métodos diversos- al votante a poner el voto que el puntero correspondiente le da.
Pero lo más grave es que también parece desconocer que en la provincia de Córdoba, el 4 de diciembre pasado, se aprobó la reforma electoral que, entre otras cuestiones, instauró la boleta única.
En definitiva, parece ser que quienes más se llenaron la boca prometiendo desterrar a la “vieja política” son, precisamente, los más interesados en que la vieja política siga entre nosotros.

Pablo Dócimo

-1-

http://www.periodicotribuna.com.ar/Articulo.asp?Articulo=4912

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: