CADA VEZ MAS POBREZA Y MISERIA: LA CAJA NEGRA QUE MANEJA ALICIA K

Cada vez más pobre, y planes cada vez más prebendarios y sin control republicano

Cómo Alicia K maneja sin control los planes “familias”

click abajo para leer

x http://www.criticadigital.com -1-

Subieron (algo) los salarios, (mucho) los precios, (un poco) las jubilaciones, los impuestos, los subsidios y hasta las retenciones, pero hay algo que, desde 2002, se mantienen congelados: los planes sociales. Aun hoy reciben 150 pesos los “beneficiarios” del Plan Jefas y Jefes, y entre $155 y $305 los integrantes del Plan Familias, un sucedáneo del Plan Jefes que tramita bajo la órbita de Alicia Kirchner y le permite decir al gobierno que los planes han bajado.

Los Planes Jefes han bajado y los Familias han nacido. La canasta básica de alimentos —que este diario publica habitualmente los sábados junto a la Canasta Crítica (de consumo básico de un lector de clase media) elaborada por la Consultora Equis en base a datos propios y del INDEC— fue, ayer, de $616,12.De modo que el Plan recibido por un indigente, simplemente calculando que éste no muera de hambre, sólo le permite cubrir poco más del 20% de sus necesidades.

La inflación vuelve el panorama aun más devastador: cada cinco puntos de aumento de la canasta básica, hay cien mil nuevos pobres en la Argentina. El aumento de la canasta y el deterioro del poder adquisitivo del Plan se observan en el siguiente cuadro: con la medición de Equis de la canasta básica de abril de 2008 (al no estar manipulada es más alta que la oficial) a $ 647,la cobertura del Plan es de apenas el 23,2%.

El 70% de los recursos del Estado en asistencia social primaria se reparten entre dos planes: el Jefas y Jefes, en retirada, creado por Duhalde y manejado hoy por el ministro de Trabajo Carlos Tomada, y el naciente Familias, lanzado por la Hermana Alicia en 2006, que reciben más de 500.000 familias. Como dijo la Presidenta en Calafate, el Plan Jefes era distribuido a 2.200.000 beneficiarios, que son hoy 704.977.Del total actual, 21.280 planes están “observados” por alguna desprolijidad y serían dados de baja. El Plan Jefes es más que nada Jefas, ya que la mayoría de las beneficiarias son mujeres y se encuentra cerrado a nuevos ingresos. Así se distribuye en el país:

El Ministerio de Trabajo cuenta con otros dos planes sociales: el de Empleo Comunitario (PEC) destinado a desocupados mayores de 18 años, también herencia de Duhalde, y que distribuye 150 pesos. El PEC incluye a desocupados y financia proyectos de empleo comunitario que duran hasta doce meses, en los que el coordinador puede solicitar la baja de los miembros, lo que le otorga una importante cuota de poder.

El PEC tuvo 330.567 beneficiarios en 2003 y 230.662 el año pasado. Quienes lo han recibido son, en general, piqueteros kirchneristas: Federación de Tierra y Vivienda de Luis D’Elía, Barrios de Pie del funcionario de Desarrollo Social Jorge Ceballos y el Movimiento Evita de Emilio Pérsico. Mientras mantiene información detallada y actualizada en Internet sobre el Plan Jefes, el Ministerio se mostró más que reticente en el caso del PEC: primero dijeron que ya no estaba vigente y luego prometieron enviar datos que jamás llegaron a este diario.

El otro subsidio es el famoso Seguro de Capacitación y Empleo, para los desocupados que buscan trabajo: son 225 pesos que se reciben durante dos años y hubo, en 2007,79.496 beneficiarios.

En 2008 el Ministerio de Trabajo dispondrá de 1.316.683.800 millones para el Plan Jefes, 384.500.000 para el seguro de desempleo y 427.624.800 pesos para el PEC de los piq K.

ALICE IN WONDERLAND. Alicia es la mayor de tres hermanos: nació el 18 de julio de 1946 en Río Gallegos. Le siguieron Néstor y María Cristina, a quien en la familia, curiosamente, llaman “Macri”. Fue ministro de Asuntos Sociales de la provincia, de la Nación, senadora y ministro otra vez. Maneja, este año,1.511 millones de pesos más que el pasado: siete mil quinientos sesenta y nueve millones novecientos cincuenta y cuatro mil trescientos nueve pesos, para ser exactos. Aunque la exactitud no parece ser una de las virtudes de la Hermana Alicia: en mayo del año pasado el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC) decidió utilizar el decreto 1172/03, que garantiza el acceso a la información pública (firmado por Kirchner), y pedirle al Ministerio de Desarrollo Social los datos de los 983.746 subsidios entregados a personas de bajos recursos y de los 3.977 destinados a instituciones de ayuda social. La Hermana Alicia se negó, con una excusa por cierto original: dijo que, si estos datos se conocieran,”se violaría la privacidad y el derecho al honor de los beneficiarios”.

Algo que, a pocas cuadras de su despacho, viola el ministro de Trabajo al publicar en Internet, clasificados por nombre, DNI y ciudad, el padrón completo de los beneficiarios de los Planes Jefes y Jefas de Hogar.

“La transparencia en la gestión de los programas sociales es una condición institucional central para mejorar los controles externos, pero fundamentalmente porque es un derecho básico de las personas que los reciben o dejan de recibirlos, para poder enfrentar y denunciar la corrupción y el clientelismo” le dijo a Crítica de la Argentina Christian Gruenberg, director de Política de Transparencia del CIPPEC.

El organismo, ante el silencio de Alicia, acudió a la Oficina Anticorrupción y presentó un reclamo por falta de acceso a la información. La OA emitió un duro dictámen el 6 de febrero y abrió una investigación sobre la política de entrega de planes, a la vez que solicitó que se hiciera pública la lista de beneficiarios. El dictámen de la OA, firmado por Nicolás Raigorodsky, director de Planificación de Políticas de Transparencia de la Oficina Anticorrupción, provocó un sacudón en el organismo oficial. Breve sacudón, porque aquel dictámen fue el último que Raigorodsky firmó en su cargo ya que luego renunció y consiguió trabajo en el área de monitoreo de créditos del Ministerio de Salud.

La investigación penal nunca fue abierta por la OA y es interpretada por los actuales funcionarios como “una recomendación de mejorar las prácticas”, pero nunca una acusación. El 25 de marzo la Subsecretaria para la Reforma Institucional y Fortalecimiento de la Democracia, dirigida por Marta Oyhanarte y dependiente de Alberto F., sostuvo en una resolución de 21 carillas que “debía darse respuesta al pedido del CIPPEC con el máximo grado de desagregación, a excepción de aquella información que pudiera contener datos personales de carácter sensible”. Alicia sigue, al cierre de esta edición, sin dar un solo dato.

Como se dijo, el Plan Familias benefició en 2007 a 500.000 desconocidos. Los ingresos se definen por el número de hijos: con un menor a cargo son de 155 pesos y el tope es de seis hijos, recibiendo en ese caso 305 pesos. No se pide buscar empleo como contraprestación, sino que los chicos vayan a la escuela y se apliquen las vacunas. Alicia también dispone del Plan Nacional de Seguridad Alimentaria, con fondos por casi mil millones: 946.222.850 pesos.

El Plan Manos a la obra se entrega a ONGs y a grupos de más de tres personas, y se financian hasta diez salarios para comprar insumos o bienes de capital. El Plan reparte 151.134.985 pesos, y las pensiones contributivas se otorgan a discreción de la Hermana: por maternidad de más de siete hijos, edad superior a los 70 años e invalidez. Reciben 530 pesos por maternidad y 370 por vejez e invalidez.

El pasado viernes 11 de abril la Hermana Alicia presentó, en casa de su cuñada, el nuevo Plan Ahí, al que definió como “provocador” sin dar mayores precisiones. Se desconoce el dinero con el que contará para llevarlo adelante. De todos modos, como ella misma dijo, una pregunta de ese tipo atañe a su vida privada.

LA BRECHA. El dinero que reciben del Estado los más postergados de la Argentina es, repetimos, lo único que no aumentó en los pasados seis años en los que la desocupación ha bajado a un dígito pero las capas sociales se han asentado como nunca antes: el pobre quedó definitivamente pobre y el rico definitivamente rico. La brecha de la pobreza indica su profundidad: mide la distancia monetaria entre el ingreso real que muestra la Encuesta de Hogares y el valor de la línea de pobreza del INDEC. Dicho con un ejemplo llano: si el límite que separa la línea de pobreza es 1.000 y la persona gana 400 pesos, su brecha de pobreza es del 60%. Así las cosas, un informe de la Consultora Equis detalla que, tomando como base del cálculo de la Brecha la Canasta de Alimentos del primer trimestre de 2008, para un adulto varón de 30 a 59 años ($ 180,5) en un hogar pobre donde hay 3,6 adultos equivalentes y un incremento del ingreso de acuerdo a los números oficiales, la Brecha de Pobreza es del 57,1%.El número no sólo es escalofriante: es superior a la brecha de mayo de 2002, a diez minutos del que se vayan todos y los cacerolazos. Dicho de otro modo: después de cinco años de crecimiento económico sostenido con tasas del 9% del PBI, con fuerte caída del desempleo y de la pobreza, los hogares pobres están peor que hace seis años. Sus posibilidades de dejar de serlo son menores que hace seis años.

INVESTIGACION: J L /LUCIANA GEUNA/JESICA BOSSI

http://www.criticadigital.com/impresa/index.php?secc=nota&nid=3806

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: