IMPERDONABLE: Comida para humildes, se daba de comer a chanchos de un chofer de Desarrollo Social en Catamarca

CATAMARCA: Crían chanchos con alimentos del Gobierno -1-

La Policía encontró gran cantidad de comida teóricamente destinada a asistir a la pobreza en un chiquero de Miraflores. Funcionarios de Desarrollo Social admitieron que los alimentos fueron proporcionados por el organismo. Pero aseguraron que estaban en mal estado.

CLICK ABAJO PARA LEER MÁS

La Policía constató ayer al mediodía que la Secretaría de Desarrollo Social entregó alimentos en mal estado a una finca para alimentar chanchos, ubicada a 200 metros de la ruta 38, a un kilómetro de la localidad de Miraflores, en el Departamento Capayán.
A raíz de una denuncia periodística de Radio Valle Viejo, personal policial allanó las instalaciones de un criadero y comprobó que la sémola, avena y trigo acopiados para darle de comer a los cerdos provenía del organismo estatal que se encarga de aplicar políticas para morigerar la indigencia. La mercadería fue secuestrada y se peritará en el marco de una investigación que inició de oficio el fiscal Héctor Maidana. Ayer se tomaron varios testimonios.
Funcionarios de la Secretaría de Desarrollo Social admitieron que los alimentos habían sido proporcionados por el organismo, pero adujeron que estaban en mal estado y que es una práctica habitual, contemplada en el reglamento interno de la repartición, entregar los productos no aptos para el consumo humano al INTA o a particulares, para que los destinen a la alimentación de ganado.
El encargado del criadero se identificó como Juan Carlos Bulacios. El propietario, sin embargo, sería un chofer de la Secretaría que conduce Marta Torres de Mansilla. Vecinos del lugar manifestaron incluso que los bolsones eran descargados de un vehículo oficial.
La directora de Políticas Alimentarias, Mónica Atrib, y el director de Control de Calidad y Stock, Marino Varela, explicaron que existen alimentos que se decomisan cuando no están aptos para el consumo humano, y se destinan al INTA y a particulares para alimentar al ganado. Y aclararon que esta práctica está contemplada en el reglamento interno de Desarrollo Social.
“Eventualmente se donan alimentos en mal estado para darle una pronta salida a fin de evitar contaminaciones posteriores con otros productos que tenemos almacenados en los depósitos”, explicó Varela.
Y agregó: “Si eclosiona la larva dentro del plazo estipulado por la ley, se puede hacer el reclamo y el proveedor nos reintegra la mercadería en su totalidad. Pero una vez finalizado ese plazo, legalmente no podemos hacer el reclamo”.
En cuanto a la cantidad de alimentos en mal estado que se entregan, dijo que depende del decomiso.
“Normalmente se entregan entre 300 y 400, dependiendo de la cantidad de animales que tengan, pero no se entrega la totalidad a un solo particular”, precisó.
“No tenemos una gran cantidad de contaminación en los depósitos, pero hay ciertas épocas en las que se producen por ciertas condiciones climáticas. Por ejemplo: en invierno del año pasado el nivel de contaminación se redujo casi al 5?, señaló.
En la inspección ocular ordenada por el fiscal Maidana, los efectivos policiales de la localidad de Miraflores encontraron, cubiertos con un plástico negro, unos 35 paquetes de 12 unidades cada uno, algunos de ellos con la fecha de vencimiento visible. Contenían sémola candeal, avena y trigo y eran de las mismas marcas que adquiere y distribuye Desarrollo Social.
Atrib, acompañada por Varela, llegó al lugar para constatar si los alimentos habían sido entregados por la Secretaría.
Ambos funcionarios se reunieron con el encargado y los policías y, a través de un llamado telefónico, comprobaron que los lotes de alimentos coincidían con las actas de los depósitos.
Se sospecha que el dueño del criadero sería el chofer de la Dirección de Políticas Alimentarias.
Por su parte, la secretaria de Desarrollo Social, Marta Torres de Mansilla, explicó: “Tenemos informes técnicos que nos dicen que mercadería de ese tipo, los cereales, las harinas, pueden estar contaminados sin que esto sea visible, desde el silo. Entonces, ni el proveedor que lo entrega ve nada ni sabe que está contaminado. Y entonces, en la estiba, a la espera de su empaque, ocurre que cerró su ciclo la plaga en cuestión, revienta la larva y está todo ‘embichado’”.
La funcionaria explicó que la mercadería que se recibe en Desarrollo Social debe tener fecha de vencimiento mínima de seis meses. Y que, por los cuestionamientos a la metodología de las compras directas y la consiguiente realización de licitaciones cuando la cantidad de mercadería es mayor, “los tiempos no se achican”.
“No es ir al supermercado, compro hoy, y entrego la semana que viene. Es mucha la cantidad, mucho el volumen de mercadería que se mueve, y hay que tener previsión de stock. Por eso ocurren estas cosas”, justificó.
-1-

http://www.elancasti.com.ar/notas.php?id_nota=42291

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: