ALGO NOS HUELE MAL… ¿VUELVE MANLIBA?

EL CUENTO DE LA RANA Y EL ESCORPIÓN
Cuenta la historia que había una vez una rana, al lado de un caudaloso río viendo que podía comer y nada encontraba; en eso ve llegar a un escorpión, por lo que la rana reculó sabida de la pozoña de semejante bicho: “no temas” le dijo el escorpión a la rana, “no te haré mal, aquí no hay comida, si tu me ayudas a cruzar el rio yo cazaré para que ambos comamos”, no muy convencida la rana acepta, el escorpión se sube a babucha de la rana y empiezan a cruzar el rio; Cuando están en mitad del rio la rana siente el aguijón del escorpión en su espalda, “que hicistes, ahora ambos nos ahogaremos, porqué nos estas matando” grito la rana, a lo que el escorpión le contesta: “NO PUDE CON MI NATURALEZA”
Parece que no pueden con su propia naturaleza…
Leer más, click abajo

Parece que el modelo “privatizatodo” y las peores sombras del pasado (el ceamce, la basura por tonelada, etc.) vuelven a azotar sobre la Ciudad de Buenos Aires

Crisis en Espacio Público porteño: renuncias e internas
x http://www.lapoliticaonline.com.ar -1-
La renuncia del subsecretario de Higiene Urbana abrió una grieta en el ministerio de Piccardo que dejó traslucir la mala relación entre funcionarios. La licitación de la basura por 1000 millones como telón de fondo. El oscuro pasado del posible reemplazante, involucrado en una estafa millonaria.

-1-

El conflicto interno que atraviesa por estas horas el Ministerio de Espacio Público a cargo de Juan Pablo Piccardo podría complicar a la gestión del jefe de gobierno Mauricio Macri. Es que el titular de la cartera es un hombre de su confianza y tiene a cargo una serie de obras muy importantes y, sobre todo, de gran visibilidad política

En este contexto, la interna del ministerio se remonta al comienzo de la gestión el 10 de diciembre del año pasado. Allí ni bien conformado el equipo de funcionarios el ahora ex subsecretario de Higiene Urbana, y virtual viceministro, Gustavo Grasso, discutía en las primeras reuniones con Pablo Fornieles, Director de Reciclado Urbano.

Las diferencias se exacerbaron cuando a fines de febrero éste último renunció luego de discrepar con las políticas que impulsaba Grasso para los cartoneros, en especial luego del violento desalojo en La Pampa y la vía, en Belgrano. Lo cierto es que el área quedó convulsionada y, si bien Piccardo intentó que regrese Fornieles a su cargo, fue en vano.

Por su lado, Grasso, quien creyó haber ganado la batalla interna, terminó presentando su renuncia también. Como se estila en estos casos, sería por “motivos personales”. Ex Secretario General de Compromiso para el Cambio, hasta 2003, no logró asentarse en la función pública.

Además, ya había tenido problemas en 2005 cuando el macrismo anunció su candidatura en el directorio del Banco Ciudad. En ese entonces Patricia Bullrich lo denunció por tener una causa por estafa.

“La situación procesal del propuesto y la índole del delito investigado hacen que carezca en el presente de la idoneidad ética para ser funcionario público”, decía la denuncia. Así Macri retiró su pliego ante los cuestionamientos en la Junta de Etica de la Legislatura, que se negaba a aprobar semejante currículum.

La causa por estafa estaba relacionada con la venta de una empresa de informática a un grupo español.

En ese entonces los españoles pensaban pagar un bono por las ganancias de la compañía y sostuvieron que habían sido infladas. Sin embargo, en diciembre de 2004 fue sobreseído por el juez de instrucción en lo criminal Ernesto Botto.

Su posible reemplazante y su causa penal

Por estas horas el nombre que suena con más fuerza para ocupar ese puesto es Alberto Termine, director general de Limpieza y un hombre cercano a Grasso en las épocas de CPC.

Pero, al igual que su antecesor, tiene un pasado vinculado a causas judiciales y estafas. El juez en lo Penal Económico Bernardo Vidal Durand lo investigó por una maniobra fraudulenta como gerente financiero de Siembra, la AFJP, en 2000.

A través de la causa se le dictó prisión preventiva a dos directivos. La operatoria era la siguiente: Siembra, asociada con Rabello Sociedad de Bolsal, adquiría Cedears (Certificados de Depósito Argentino, un papel emitido contra el respaldo de un a depósitos compuesto por acciones extranjeras) y según fuere su resultado, la operación financiera se adjudicaba o no a la AFJP.

Si el resultado de la transacción arrojaba pérdidas se incorporaba a Siembra, en cambio, si permitía obtener ganancias la operación nunca se inscribía en

los libros de la AFJP.

Si bien el magistrado dispuso la “falta de mérito” de Termine, aún continúa siendo siendo investigados.

En la causa fueron probadas 17 operaciones irregulares concretadas en el segundo semestre de 2000 que supusieron una pérdida superior a los 200 mil pesos/dólares de ese momento.

La licitación de recolección de residuos

La renuncia de Grasso se da en un momento muy especial: la confección de los pliegos de licitación del sistema de recolección de residuos domiciliarios de la Ciudad, el contrato más grande de la administración porteña que debe renovarse a fin de año.

El monto de la licitación ascendería a 1000 millones de pesos y, como la concesión vence, la idea del macrismo es enviar a la Legislatura el proyecto.

Sin embargo, según pudo saber La Politica Online, el pliego aún no llegó a manos de los diputados porteños y podría retrasarse. Es que el documento estaría en el Centro Argentino de Ingenieros para su verificación final.

Además, que el pliego pase por la Legislatura tiene otro cometido: si el Ejecutivo es quien desarrolla el proceso licitatorio, el contrato no se puede extender por más de 5 años, en cambio si es una Ley aprobada, se puede licitar por muchos años más.

El regreso del viejo sistema de recolección

En cuanto al sistema que podría implementarse, la idea del Ejecutivo sería cambiar el actual, en el que se dividen las zonas, se paga un monto fijo y se controlan ciertos parámetros de calidad.

Ahora, el Gobierno porteño quiere volver al viejo sistema con el argumento de dejar de pagar por “zona limpia” y volver así al costo por tonelada. Pero este sistema ya fue implementado en la ciudad en la intendencia de Carlos Grosso en los noventa. Por ese entonces Manliba, la empresa recolectora de residuos, estaba en manos del grupo Macri.

Entre otras dificultades, el sistema fracasó ya que muchos recolectores agregaban agua a la basura para que pese más, otros llevaban escombros desde el conurbano bonaerense a fin de ganar dinero.

Además, el organismo encargado de controlar el tonelaje sería el Ceamse, que durante años fue cuestionado por no controlar el “inflado” del peso de la basura.

-1-

http://www.lapoliticaonline.com/detalle-de-noticia/article/crisis-en-espacio-publico-porteno-renuncias-e-internas/

<!–

1 de 11 en Internacional

–>

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: