Si Carlos Escudé defiende a Cristina… ¡Estamos al horno!

“Solo es un incidente menor…”

“No se puede desestabilizar un gobierno recién nacido por este caso” El especialista internacional Carlos Escudé analizó el caso de las valijas venezolanas y el cruce entre la Argentina y los Estados Unidos. “Si fue intención de los Estados Unidos generar esta tensión, fue un error garrafal”, opinó (x http://www.lapoliticaonline.com.ar)

La llegada del comunicado oficial de la Embajada de los Estados Unidos en la Argentina apareció como el primer paño frío sobre el duro cruce que se vivió desde esta mañana por el escándalo de las valijas venezolanas.

 

Por este asunto, La Política Online entrevistó al analista internacional Carlos Escudé, quien amablemente accedió a la nota y dejó sus impresiones sobre el tema del día, la reacción de Cristina Kirchner y la relación entre la Argentina, Estados Unidos y Venezuela.

 

¿Cómo analiza el cruce entre la Argentina y los Estados Unidos por el escándalo de la valija venezolana?

 

Lo que tenemos son declaraciones de personajes de cuarta que no representan un testimonio suficientemente serio como para que se justifique un escándalo de esta magnitud.

 

Si ha sido intención del gobierno de los Estados Unidos generar esta tensión, cosa que dudo porque por lo visto se trata de un fiscal que tiene autonomía y que no responde a la Casa Blanca, me parecería un error garrafal, porque la Argentina ha demostrado en los últimos años ser un aliado muy confiable de Estados Unidos en todas las cuestiones de seguridad mundial. Tanto por la política de proliferación nuclear, la lucha contra el terrorismo, el lavado de dinero y el narcotráfico.

 

¿Y si fuera una respuesta al vínculo entre Argentina y Hugo Chávez?

 

Eso también se trataría de una distorsión perceptiva muy grande, porque la relación entre Argentina y Chávez es muy parecida a la que hay entre Washington y Chávez. Argentina acepta ayuda financiera de Venezuela, nos compra bonos y a su vez aquí le compran combustibles. Por otro lado, Estados Unidos hace rico a Chávez y este no se cansa de alardear que las calles de Washington D.C. están pavimentadas con petróleo venezolano.

 

A su vez, Estados Unidos esta en contra del eje Caracas-Teherán y Argentina ha tomado distancia total de ese eje. Esto quedó claro cuando Luís D´Elía fue expulsado del gobierno y además el relevo del embajador venezolano en la Argentina.

 

¿La reacción de Cristina Kirchner no sumó magnitud al escándalo?

 

No. Está muy bien que la presidenta haya reaccionado de esa forma, porque esta es la forma de ponerle un límite. Porque si frente a esta maniobra, la presidenta no se expresa con mucha firmeza, los norteamericanos van a creer que pueden venir a la Argentina a “capanguear”.

 

¿Cómo tomó la postura de la oposición?

 

Estoy indignado con los sectores de oposición que de forma tan oportunista y vil se han encolumnado detrás de la opción del fracaso. Quieren que al gobierno le vaya mal.

 

¿Qué impacto puede tener este cruce a apenas unos días del cambio de mando presidencial?

 

Este es el momento de poner los puntos. Esto no es responsabilidad del gobierno argentino sino de alguien que está en Miami que probablemente no responda a la Casa Blanca, pero eso no lo sabemos. Es el momento para establecer los límites y de demostrar que no se va a dejar manosear de esa manera.

 

Hace instantes la Embajada de Estados Unidos, mediante un comunicado, limitó lo sucedido a un simple asunto legal. ¿Cómo lee usted esto?

 

No me extraña. El gobierno de Estados Unidos tiene que tomar distancia frente a esto, poner paños fríos. Además, hay que saber que esto huele muy mal, porque puede ser un operativo que puede no tener contacto con el gobierno de Estados Unidos pero surge en ese país. Por consiguiente, el impacto que ha tenido en Buenos Aires es el mismo que si hubiera surgido en la Casa Blanca.

 

Estamos frente a un operativo político muy importante, y ya no interesa si es de la Casa Blanca o un grupo de chantas en Florida. Por eso es que el embajador envía esta señal.

 

Hay un tercer actor aquí que todavía no levantó la voz, que es Chávez. Conociendo sus modos, ¿en cuanto podría perjudicar una reacción intempestiva?

 

Aquí estamos demasiado preocupados por los modales y no deben tener lugar en nuestro discurso, ni los de Chávez ni los de nadie. Hay cuestiones estructurales. La Argentina es un colaborador importante de países que responsablemente trabajan por la estabilidad, porque la Argentina es un país mundial.

 

Es capaz de exportar reactores nucleares a un país desarrollado como Australia, algo que no puede hacer ningún país de Medio Oriente, excepto Israel. Mas de lo que puede hacer Irak, Irán o Siria. Aunque Estados Unidos sigue siendo más importante para la Argentina que la Argentina para Estados Unidos, en este momento en que su política exterior esta jaqueada, desprestigiada y paralizada, ellos necesitan de Argentina. Por eso no hay que caer en tonterías como saber que va a pasar si Chávez se lanza con un exabrupto. Nada, no va a pasar absolutamente nada.

 

¿Pero cómo podría repercutir si la causa avanzara?

 

-Interrumpiendo- No va a avanzar, no va a avanzar, los yanquis no son tan estúpidos. Esto es un operativo que se lanza desde Florida con la complicidad de la oposición en la Argentina y la oposición en Venezuela. Se están riendo de la Casa Blanca otra vez.

 

Ahora, de comprobarse que se ingresaron 800 mil dólares por un aeropuerto en un vuelo oficial, y que esos fondos negros estaban destinados a una campaña presidencial, ahí se está hablando de dos países, funcionarios del gobierno, una suma más que importante en manos de un empresario privado…

 

Este tipo de cosas pasa permanentemente, es una cuestión menor. Si fuera verdad lo lamentaría mucho, obviamente no estoy a favor de que se financie una campaña política en Argentina con dinero venezolano. Lo que digo es que si consideramos la corrupción implícita en las privatizaciones del gobierno de (Carlos) Menem, el caso de ENTEL, los sobornos en el Senado en el gobierno de (Fernando) De la Rúa y el carácter sistémico de la corrupción en la Argentina, no podemos desestabilizar un gobierno recién nacido por un caso muy pequeñito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: